lunes, septiembre 10, 2007

PROHÍBAN LAS BOMBAS DE RACIMO!



Una campaña internacional, la Coalición contra las Bombas de Racimo fue establecida en el 2003 para parar el uso, la producción, la transferencia y el almacenamiento de estas armas. Hoy en día, más de 160 ONGs de todo el mundo se están dedicando a la educación, a la investigación, y a presionar a diferentes gobiernos para cambiar sus políticas acerca de estas armas injustas.

Francisco Polo, en su blog Cosas de la diplomacia inició también una campaña
cuyo objetivo es conseguir que España ratifique en 2008 un tratado en contra de estas armas e invitó a la blogosfera a unirse a ella. Me enteré de ella leyendo el blog de mi amigo el Brujo en su blog Días del Futuro Pasado

Al respecto, les comparto este poema que escribió mi hermano Agustín cuando las primeras de estas bombas fueron arrojadas en Irak.

“La bomba de racimo prohibida”

si ya la muerte se envía en ramos y racimos

como fue una vez la muerte hongo gigantesco, rosa encandilada,

sol desaforado, luz enemiga de la sangre,

y es hoy granada que al abrir el corazón se multiplica,

esquirlas que otra vez revientan con sevicia roja,

luego qué crimen será este del hermoso nombre,

racimo como quien dice vid,

como quien dice fruta que me endulza y que me da la vida;

entonces la metralla también será un arroz de plomo;

al racimo datilero, al de veras, llamaremos castigo de los niños?

pues la palabra se tuerce, se trastueca,

llamaremos “caramelo” al cruel derretimiento,

a la fusión que disuelva el gran imperio?

Agustín García Delgado

3 comentarios:

el brujo don carlos dijo...

Gracias por sumarte a la campaña. Hay que decir que en la blogosfera la campaña la ha iniciado Francisco Polo en su blog Cosas de la diplomacia.
Abrazos

Francisco Polo dijo...

Gracias por hacerte eco de la campaña blogsférica. El poema de tu hermano me parece precioso. ¿Podría utilizarlo para ilustrar algún post del nuevo blog?

Elpidia García dijo...

Claro que sí Francisco. Agustín se sentirá más que satisfecho de saber que su poema se utilice para un propósito social tan importante.