martes, diciembre 25, 2007

DESEOS POR UNA MAQUILA JUSTA

Conforme el fin de año se aproxima, conviene reflexionar sobre cuáles deberían ser los propósitos que harían de la maquila un trabajo más decente para todos. Para ello hay que estar de acuerdo:

  • En que la globalización, el fenómeno de mercado que es causa de la transfronterización del trabajo, debería enfocarse como un medio de construir una sociedad mejor basada en la democracia, en el crecimiento y la igualdad.
  • En que las diferencias entre las naciones respecto del nivel de desarrollo es uno de los problemas más graves del mundo.
  • En que las normas de la globalización son injustas y sus resultados desequilibrados ya que la brecha del desarrollo entre países ricos y pobres continúa abriéndose a pesar de las acciones emprendidas por muchos de los países ricos y otras organizaciones internacionales para crear un mundo más equitativo.
  • En que la clave no es la globalización en sí, sino las normas y el sistema por los que se rige.

Lo anterior considerado, he aquí una lista de los cambios que creo que muchos trabajadores como yo ambicionamos para crear oportunidades de obtener un trabajo en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad humana en las maquiladoras del mundo y especialmente en las que existen en los países pobres:

  1. El salario mínimo debería satisfacer las necesidades en el orden material, social y cultural según lo estipulado en la Constitución sin que sea acordado en base a decisiones que no privilegian el interés social por el interés privado, y preferencia los intereses económicos de las empresas en detrimento de las condiciones de vida de los trabajadores. Los aumentos, como el recién decretado en México para este año que va a comenzar, no responden a las ventajas de producir con los incentivos fiscales que privilegian las operaciones de las empresas de maquila.
  2. La responsabilidad social de las empresas debería ser un compromiso incluido en las leyes que regulan las operaciones de maquila. Como el ejemplo de China lo evidencia, los devastadores efectos en el medio ambiente y la salud de la sociedad resultantes de la industrialización, no justifican de ninguna manera el progreso económico que ésta pueda haber alcanzado como resultado de la transferencia de trabajo.
  3. La gestión de la globalización debe basarse en valores compartidos universalmente, en el respeto de los derechos humanos y en las leyes laborales. Un ejemplo: la huida de empresas abandonando a sus trabajadores sin indemnización se sigue repitiendo con sin que haya castigo para los responsables que huyen a su país donde las leyes locales no los alcanzan.
  4. Las noticias frecuentes sobre trabajadores operarios extranjeros en maquiladoras cuyos derechos laborales son abusados, demuestra que es necesaria una normatividad multilateral para el movimiento transfronterizo de trabajadores a diferencia de la que sí existe para regir el de bienes y servicios.
  5. En las maquiladoras de muchos países aun no existen garantías para la igualdad de remuneración entre hombres y mujeres, el derecho al trabajo a las mujeres embarazadas y la indiscriminación laboral.
  6. Es necesaria una estrategia de seguridad sólida, que incluya reformas en los servicios de salud, refinanciamiento de sus deudas, seguro de desempleo y capacitación y educación continua para aquellos trabajadores que pierdan sus trabajos ya sea por despido o por desplazamiento de sus fuentes de trabajo.
Los trabajadores de las maquiladoras del mundo sólo podremos abrazar la globalización si ésta logra ser lo suficientemente solidaria para llevar al desarrollo sostenible, superar la desigualdad dentro de los países y entre ellos y contribuya a la eliminación de la pobreza.

¿Cuántos decenios deben transcurrir antes de que nuestros deseos se hagan realidad? No lo sabemos. Mientras tanto, sólo me queda enviar abrazos solidarios a los trabajadores de las maquiladoras del mundo deseándoles un año siempre más justo que el anterior.

Fuentes: Choking on Growth NYT, una serie de artículos que examinan el impacto épico de la polución en China; Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT, Nonagésima segunda reunión, Ginebra 2004; The National labor Committee, varios artículos; Empresa abandona a sus empleados en Cd. Juárez, Diario de Juárez;
Cuánto Cuesta Vivir Comité Fronterizo de Obreros, CFO

martes, diciembre 11, 2007

FANTASMAS DE LA MAQUILA

Cada maquila tiene sus fantasmas. Sólo basta cambiar de trabajo para que las primeras conversaciones con los compañeros lleven al tema truculento de muertos por accidentes, o al más fantasioso tema de los aparecidos en el baño o en algún rincón oscuro de la planta. Sobre todo en el tercer turno, cuando está todo más solo y más oscuro. Me contaba Silvia hace muy poco que había empezado a trabajar en una nueva empresa y que parte de los equipos para la producción en serie de televisiones, no había llegado todavía. Ella era de las primeras en ser contratada y pasarían algunas semanas antes de que los espacios ahora fríos y vacíos se llenaran con el ajetreo incesante de los trabajadores, el ruido de la maquinaria y los montacargas yendo y viniendo por los pasillos con materiales para asegurar la manufactura continua. Una vez preparada para arrancar, la planta no estaría quieta ni los fines de semana ni los días festivos.

A Silvia le daba un poco de impresión cruzar la planta para ir a los baños al otro lado del edificio. Y cómo no, si por allí, en una maquiladora instalada hacía algunos años, un joven de diecinueve años se desangró con la navaja “chirraquera” con la que trataba de cortar un cincho de plástico a un bulto de material recién llegado. Él trabajaba de noche y su trabajo era surtir las líneas de material para que a las seis de la mañana no hubiera pérdidas de tiempo en el arranque. Tomó la navaja con el filo hacia arriba y así estaba tratando de cortar el fleje cuando se le zafó y con el movimiento, se cortó la yugular que de inmediato empezó a lanzar chorros rojizos a toda presión. Alcanzó a gritar que lo ayudaran y alguien que lo vio lo subió a un montacargas para llevarlo a la enfermería pero cuando llegó ya estaba ahogándose en su propia sangre. Nada se pudo hacer. Al llegar la ambulancia ya estaba muerto. Después de que se lo llevaron, el gerente a cargo gritaba nervioso a otro de los muchachos: ¡ándale cabrón, limpia la sangre pero rápido! ¡Pero rápido güey, antes de que llegue la gente del primer turno y se haga el escándalo!

Pero no ese no era el único muerto de esa maquila, por eso Silvia, que creía en aparecidos, tenía miedo andar sola por la planta vacía. El otro era un mecánico de mantenimiento que estaba soldando un tubo en el techo en el interior del edificio hacía varios años. Un resbalón fue suficiente para que cayera desde muy alto. Su cráneo se partió y su cerebro salió expulsado hacia todas direcciones. El horrendo espectáculo provocó desmayos de espanto entre los trabajadores. Silvia se preguntaba si aun habría más tragedias pero ya no quiso saber más porque ella cree que los que mueren trágicamente pueden aparecerse como fantasmas. Esperaba un día irse a otra maquiladora sin historias de miedo.


"En el informe Lugares de trabajo seguros y sanos: hacer realidad el trabajo decente, de la OIT, el organismo puntualiza que cada año mueren 2.2 millones de personas por enfermedades y percances relacionadas con el trabajo. La cifra es 10 por ciento superior a los cálculos que había realizado previamente.

En tanto, unos 270 millones de trabajadores sufren lesiones graves no mortales y otros 160 millones desarrollan padecimientos de corta o larga duración por causas relacionadas con su actividad laboral."

La Jornada 7 Abril, 2007

martes, diciembre 04, 2007

TRABAJADORES SOPORTAN LA CRUZ


El Comité Nacional Laboral NLC (National Labor Comittee) reportó los siguientes abusos laborales en el pasado mes de Noviembre. Denunciar éstos y a las empresas que los realizan para que garanticen que los derechos legales de los trabajadores indefensos sean respetados es obligación de todos aquellos en contra de estas injusticias de compañías carentes de escrúpulos.

20 de Noviembre del 2007-12-04

JESÚS, TEN PIEDAD DE MÍ!

En un reporte de 73 páginas, el director del NLC documentó los brutales condiciones de trabajo, en la factoría Junxingye en el Sur de China, bajo las que se producen crucifijos para la Saint Patrick's Cathedral, de la Ciudad de Nueva York:

  1. Menores de 15 y 16 años
  2. Forzados a trabajar hasta 15 ½, siete días a la semana trabajando arduamente por meses sin un solo día libre
  3. Antes de embarcar los crucifijos, son obligados a trabajar entre 22 ½ a 25 horas en turnos corridos
  4. Salarios miserables de $10.61 dlls a la semana, lo que es menos de la mitad del salario mínimo legal en China del que hay que deducir lo que pagan por dormitorios y comida
  5. Dormitorios primitivos
  6. Mala comida
  7. Descuento de 2 ½ días de salario por faltar un día
  8. Manejo de químicos tóxicos, pinturas y solventes

"El pueblo Americano puede trazar una línea en la arena, rehusando permitir que crucifijos y otras imágenes religiosas se conviertan en otra mercancía de sweatshop. Tal como están las cosas ahora existen leyes que imponen sanciones para proteger los productos corporativos y marcas, pero no hay leyes similares para proteger los derechos legales de la gente joven alrededor del mundo que fabrican productos religiosos y de otro tipo que compraremos esta temporada. Esto es moralmente incorrecto y tiene que cambiar” Dice el reporte.

TRABAJADORES EXTRANJEROS INVITADOS ABUSADOS POR D.K. GARMENTS

150 trabajadores de la India, de Bangladesh y Sri Lanka, subcontratados por D.K. Garments en Irbid, Jordania que confeccionan ropa para Victoria’s Secret están sufriendo los siguientes abusos:

  1. No se les han tramitado sus permisos de residencia, viven escondidos
  2. Trabajan 14 a 15 horas diarias
  3. Un día libre cada 3 o 4 meses
  4. Tiempo extra es obligatorio
  5. Son maltratados y hasta golpeados por errores o por atrasarse en la producción
  6. Dormitorios primitivos con acceso irregular al agua. Sin calefacción ni agua caliente
  7. 6 trabajadores en la cárcel por protestar debido al injusto incremento de la producción
  8. Los demás trabajadores amenazados con deportación y con cortarles el agua y la comida
  9. Si son deportados nunca podrán pagar los préstamos que consiguieron para pagar sus contratos en Jordania y sus familias se arruinarán

Por favor escribamos a The Limited/Victoria's Secret y exijámosles a respetar los derechos de los trabajadores en Jordania. Pueden usar este texto como modelo:

Dear Mr. Wexner,

Please stop the abuse of Victoria's Secret's foreign guest workers at the D.K. Garments plant in Irbid, Jordan, and immediately release six workers imprisoned under trumped up charges.

Esta es la dirección, teléfono y corro electrónico:

Leslie Wexner, CEO
Limited Brands Inc.
3 Limited Pkwy.
Columbus, Ohio 43230
United States

Phone: (614) 415-7000
Fax: (614) 415-7080
E-mail: tkatzenmeyer@limitedbrands.com

sábado, noviembre 24, 2007

VIDA DE TRABAJADORES EN RIESGO

Oleadas de gente se dirigen o salen de sus trabajos a ritmo vertiginoso en horarios casi idénticos. Calculo que debe ser aproximadamente un medio millón que trabajan en maquiladoras u ofrecen algún tipo de servicio para ellas. El grueso de los trabajadores usa los autobuses para llegar a su destino. Su salario no alcanza para comprar un carro y pagar el combustible. La circulación de todo tipo de vehículos estrangula las calles en horas punta y enrarece el aire. Esta es la imagen típica de cualquier ciudad grande con desarrollo industrial en estos días. Pero en Ciudad Juárez hay cientos de empresas aglutinadas en unos cuantos parques industriales y los semáforos peatonales, puentes elevados, pasos peatonales, señales de tráfico e iluminación suficiente que protegerían a los peatones de un accidente brillan por su ausencia. Una situación generalizada en la ciudad. Miles de trabajadores salen de golpe de los parques al terminar su turno y tienen que cruzar las calles atestadas de coches cuyos conductores rugen sus motores para arrancar aun antes de la luz verde del semáforo. Los veo en cualquier parte a lo largo de la avenida, esperando una breve oportunidad para atreverse a cruzar temerariamente entre los carros veloces que no detendrán su marcha para dejarlos pasar.

Los trabajadores de la maquiladora corren todos los días el riesgo de encontrar la muerte por atropellamiento frente a sus fuentes de empleo y ya las estadísticas obvian el caos vial existente.

El entorno moldea el comportamiento. El caos urbano genera violencia, fomenta la impunidad y ahuyenta el sentido de pertenencia. Pero sobre todo es una señal clara de falta de respeto a los derechos y una carencia grave de ética de la vida.

Alguien puede argumentar falta de recursos para emprender mejoras urbanas o asunto de prioridades, y todo se sigue postergando. El abandono es imperdonable en una ciudad de millón y medio de habitantes y con más de trescientos mil trabajadores en la industria maquiladora. Cada vez más urgen programas que establezcan un equilibrio entre la sociedad, el progreso y la naturaleza. ¿Dónde está el buen gobierno y la participación de las empresas en beneficio de la comunidad que los inicie?

domingo, noviembre 11, 2007

OLEGARIA

Olegaria dejó las montañas y los ríos de su natal Oaxaca para venir a la frontera. Allá "donde Dios puso todos los cerros y montañas que le sobraron después de que formó el mundo"* quedó el verdor invadido por la niebla y el canto de los pájaros. Guardó la fragancia de las plantas y los murmullos de las madrugadas en las oquedades de su recuerdo y se vino al desierto del Norte chihuahuense, con un solo río sin agua. Llegó aquí donde una nata de humo de color impreciso siempre cubre como un castigo el cielo y aplasta las casas y los coches. Aquí donde el combustible quemado esparce sus venenos y su olor nos escuece la nariz y la garganta.
El padre de Olegaria se fue a Estados Unidos pero pronto fue deportado y ya la familia estaba en Ciudad Juárez, así que se puso a trabajar en una maquiladora de Ciudad Juárez.
Olegaria es una muchacha tímida. Habla zapoteco además de español, pero sus amigos se ríen de su acento cuando la escuchan hablar. En Juárez nadie habla zapoteco, no como en Oaxaca donde setecientas ochenta y cinco mil personas hablan ese idioma milenario.

Aunque estudia la preparatoria y sólo tiene dieciocho años, tiene que ayudar con el gasto familiar, por eso empezó a trabajar en una planta maquiladora como su padre. Ella no quiere que sus compañeros critiquen su acento ni sus rasgos indígenas, todo lo que desea es ser como ellos, ganar dinero, divertirse, olvidarse del zapoteco y de la pobreza de Oaxaca.

La última vez que la vi tenía el pelo teñido de rubio.

*Frase atribuida al franciscano Francisco de Ajofrín , en 1763

El traje regional que lleva esta muchacha tan linda es representativo de la mujer zapoteca del Istmo. La encontré aquí.

lunes, noviembre 05, 2007

TRABAJADORES CHINOS COMO ESCLAVOS EN MAQUILADORA MEXICANA

Un comentario de Mar (sin dirección de correo electrónico) a uno de mis anteriores posts, me preocupó muchísimo porque – en caso de comprobarse - representaría un gravísimo atropello a los derechos de los trabajadores en México. Esta persona dice que la maquiladora Timmex Textiles S.A. de C.V en Cd. Obregón Sonora tiene ciudadanos chinos trabajando en condiciones de esclavitud. De acuerdo a su comentario, estas son las condiciones de explotación que sufren estos trabajadores:

Trabajan dos turnos de Lunes a Viernes de 8:00 AM a 5:00PM y luego de 5:00 PM hasta las 12:00 PM, para un total de 16 horas diarias.

Los sábados laboran 13 horas y 9 el domingo. Esto hace un total de 102 horas, sin descansar un solo día.

Además, su salario no se les paga aquí sino en cuenta en su país de origen, situación que los orilla a vender algunos productos a los trabajadores mexicanos de la misma maquila para obtener algo de dinero.

La empresa Timmex confecciona ropa de las marcas NIKE, UNDER ARMOUR, y ADIDAS.

No es la primera vez que trabajadores chinos en nuestro país son sometidos a este tipo de explotación que nos indigna y avergüenza. Ya La Jornada y Solidaridad denunciaron apenas el año pasado abusos similares en fábricas textiles en Guanajuato. Surgen muchas preguntas en torno a este asunto. ¿Qué hacen trabajadores chinos en México? ¿Su situación migratoria es legal? ¿Por qué los explotan de esa manera? Nuestras leyes garantizan un mínimo de derechos que deben ser respetados. ¿Cómo esperamos exigir justicia laboral de empresarios extranjeros si los de casa son el peor ejemplo? ¿Y el gobierno de México cómo permite situaciones tan anómalas?

!Por favor si alguien tiene mayor información sobre este tema solidarícese y denuncie a esta empresa por todos los medios!

sábado, noviembre 03, 2007

MAQUILADORA EN EL SALVADOR HUYE DEBIENDO $1.5 MILLONES DLS. EN SALARIOS


Cuando los 1,884 trabajadores, 70% mujeres, de la empresa de confección de ropa Lido, en El Salvador se fueron de vacaciones nunca imaginaron que al volver el 26 de Septiembre la encontrarían cerrada y vigilada por guardias armados que les dijeron que la planta había cerrado.
El dueño de Lido, el Sr. Hak Lae Kim y su familia volaron a Corea del Sur, su país natal, la semana de Agosto 27 diciendo que estaba enfermo y que viajaría temporalmente a Estados Unidos para recibir tratamiento médico.

Dentro de la fábrica, aun había 80,000 yardas de tela más tela cortada y prendas confeccionadas que pertenecen a los principales clientes de
Lido: Sears, Wal-Mart J.C. Penney y Macy's.
El Secretario de Trabajo de El Salvador apareció cuando los 1,884 trabajadores se plantaron frente a la fábrica en protesta por el cierre y reconoció que se les deben $1,132,332 dólares en salarios y beneficios, sin embargo, los cálculos de los trabajadores elevan esta cifra hasta cerca de los $1.5 millones dólares. Un mes después los trabajadores no han sido indemnizados por lo que tienen bloqueada la entrada a la empresa para evitar que las enormes cantidades de ropa en su interior desaparezcan por la noche.

Cuando menos tres empresas se han acercado a los trabajadores para ofrecerles 1 millón si levantan el bloqueo. ¿Por qué entonces el Secretario del Trabajo de El Salvador, sabiendo que los trabajadores fueron engañados, que Hak Lae Kim huyó ilegalmente dejando a los trabajadores abandonados a su suerte, y a pesar de que la Constitución Salvadoreña garantiza que los trabajadores tienen el derecho en ser los primeros en recuperar sus salarios caídos y beneficios no ha hecho nada?

Aparentemente, la compañía
Lido tiene fuertes deudas con los bancos locales, entonces lo más probable es que los trabajadores no reciban un cinco y la venta de la tela en la empresa se destine a pagar a los bancos. El Secretario del Trabajo está protegiendo los intereses de los bancos y le importan un bledo los de los trabajadores. Lo único que han recibido hasta ahora son garantías de que les ofrecerían un trabajo justo en las gigantescas maquiladoras de costura cercanas Free Trade Zones, American Park y Exporsalva, pero cuando los trabajadores se presentaron a pedir trabajo, se los negaron diciendo que no querían trabajadores “problemáticos”.
Las Condiciones están tan mal en
El Salvador que la Compañía Adidas recientemente envió una carta abierta al Gobierno titulada "Is there effective enforcement of national labor law? The case of Hermosa Manufacturing"¿Hay un efectivo refuerzo de la ley nacional laboral? El caso de Manufactura Hermosa”
Adidas escribe: “Con respecto al marco regulatorio y los trabajadores de Manufactura Hermosa, el gobierno de
El Salvador no ha cumplido sus promesas de proteger, elevar y hacer cumplir los derechos básicos de los trabajadores. La compañía Adidas continúa con su amenaza de sacar su trabajo restante de El Salvador ya que el caso Hermosa ha causado seria preocupación acerca de las garantías regulatorias para los trabajadores las que consideramos como la base para continuar operaciones en este país.”

¿Dónde están los mecanismos de refuerzo y garantías en CAFTA (Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana) si las compañías ahora deben desafiar al Gobierno de El Salvador por su miserable y continuado récord de fracaso para reforzar sus propias leyes laborales?

Los trabajadores de Lido están siendo apoyados por IDHUCA, el Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Jesuita UCA y por el Comité Laboral Nacional.

Resumido y traducido del National Labor Committee

jueves, noviembre 01, 2007

CAMPAÑA CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO EN MÉXICO

Vivimos en un mundo violento. La violencia siempre nos ha caracterizado. Guerras, torturas, violaciones, maltrato, discriminación, fueron y siguen siendo parte cotidiana de las noticias en el mundo. Nada nuevo. Lo que ha evolucionado a lo largo de la historia es el silencio que ahora es clamor, para exigir el fin de esta práctica que coloca a quienes la ejercen y permiten que se practique, en los sótanos de la condición humana.

La violencia no cesará, pero con suerte, la unión solidaria de quienes se oponen a ella logre retumbar en las conciencias de los hombres lo suficiente para frenarla, esperanzadamente en aquellos grupos más propensos a padecerla, como el de las mujeres.

Es esa la intención de la campaña que el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) acaba de lanzar hace unos días en México. El lema de la campaña es “Vivir sin Violencia es Nuestro Derecho y lo Vamos a Ejercer. Lo decimos las Mujeres para que lo Sepan Todos” y exhorta a las mujeres “a estar alertas, a estar convencidas de que es posible erradicar la violencia hacia ellas, a sumar con la vecina, la amiga, la hermana, para que todos sepan que tienen derecho a una vida digna…” según lo declaró Rocío García Gaytán, presidenta de este organismo. Consiste en fomentar una nueva cultura ciudadana para eliminar la violencia de género y busca concienciar a través de carteles, tarjetas telefónicas, inserciones en diarios y revistas, lonas, espectaculares, parabuses, spots de radio y televisión, boletines electrónicos, banners, playeras y pulseras.

La campaña comenzó el 29 de Octubre y estará vigente hasta el 3 de Diciembre.

Según datos de Inmujeres, la violencia de género se gesta en los procesos culturales y se promueve a través de los valores: “La paridad en la conformación y la construcción de los roles y estereotipos de género, que de manera indistinta y casi determinista se nos han asignado a hombres y mujeres, fomentan patrones agresivos en los primeros y, en las segundas, actitudes de sumisión”

Con todo y que la campaña parece más una respuesta gubernamental, que no contempla soluciones más de fondo, (Inmujeres es un organismo federal) a la “condena” del Parlamento Europeo a las autoridades mexicanas por la impunidad y corrupción que prevalece en México en torno a los asesinatos de mujeres en el país y especialmente en Ciudad Juárez, puede tener un impacto positivo y tal vez moderar las manifestaciones sexistas y misóginas en nuestro país.

miércoles, octubre 31, 2007

¿POR QUÉ NO HAY JUSTICIA LABORAL EN MÉXICO?

La justicia debe ser pronta y expedita. Si la justicia no es pronta y expedita, entonces no es justicia, por tanto, la justicia no existe.

La conducta del estado frente a los conflictos laborales ha sido las de evitarlos por distintas vías, sea prohibiéndolo, disimulándolos o reprimiéndolos. Todas esas manifestaciones son contrarias al espíritu libertario y democrático, pues actúan contra los derechos de los trabajadores.

Las instituciones creadas para resolver estos conflictos son las Juntas de Conciliación y Arbitraje. La razón constitucional de la existencia de éstas es la de alejar las contiendas del trabajo del campo de la justicia. Pero trabajadores y juslaboralistas están de acuerdo en que el papel de las Juntas es deficiente en su eficiencia jurídica. ¿Por qué no funcionan? A grandes trazos resumiré lo que he recabado de las varias lecturas sobre el tema y lo que he observado en los conflictos locales:

  1. Las Juntas de Conciliación y Arbitraje no son tribunales, sino instituciones que permiten el control del gobierno sobre los conflictos laborales.
  2. Los abogados de los trabajadores nunca tienen la esperanza de ganar un juicio en las Juntas y tienen que esperar la vía del amparo o los recursos de revisión ante el Poder Judicial de la Federación.
  3. El sistema de justicia laboral no está hecho para los trabajadores, sino en contra de ellos. Para ejemplificar: un boxeador que tiene que luchar contra su contrincante y contra el árbitro.
  4. Los procesos son excesivamente largos.
  5. Las empresas o patrones demandados repetitivamente no son sancionados.

¿Qué se requiere para lograr mayor equidad y justicia social en esta materia ?

  1. Normas laborales básicas internacionalmente reconocidas
  2. Disolver las Juntas e instituir tribunales de justicia como todos los demás sistemas (judiciales el civil, penal, administrativo)
  3. Este nuevo sistema debe ser sólo federal, no existe razón de dividirse en local y federal
  4. Imprimir mayor velocidad a los procesos
  5. Adoptar la forma oral
  6. Implementar sistemas de evaluación del sistema laboral para que los trabajadores sientan que sus derechos quedan salvaguardados

Más información aquí.

martes, octubre 30, 2007

MAQUILA DE GAP EN INDIA ESCLAVIZA NIÑOS

En esta fotografía de Octubre 6, 2006 Nurba Kahtun, una niña de 7 años, rompe piedras en el banco del río Balason en India.

Si saber que los trabajadores de las maquiladoras en países pobres tienen salarios tan raquíticos que no les permiten vivir con decoro es indignante, entonces conocer que millones de niños pobres del mundo son explotados en largas jornadas laborales; sin salario, y que son golpeados y amenazados por sus superiores es un insulto para nuestra conciencia. Y si además descubrimos que las compañías detrás de esta inmoral esclavitud son exitosas firmas mundiales de ropa de moda como GAP, deberíamos llenarnos de cólera. The Observer, Octubre 28/07

Estos días trascendió que un taller o pequeña maquiladora de ropa, en el barrio de Shahpur Jat en Nueva Delhi, subcontratada por GAP utilizaba niños de hasta diez años para confeccionar camisas infantiles GAP Kid para ser vendidas en la temporada navideña. GAP ha sido criticada antes por subcontratar compañías en países en desarrollo con mano de obra forzada, infantil, salarios inferiores al mínimo, castigo físico y coerción, según se encontró en una auditoría realizada en 2004 que causó que rescindiera contratos a 136 proveedores. 23 contratos adicionales fueron anulados en 2006 por abusos en los lugares de trabajo.

A raíz de este nuevo caso de esclavismo infantil en Nueva Delhi, GAP se comprometió a retirar la ropa hecha por los niños y declaró que bajo ninguna condición es aceptable que haya niños confeccionando, además de que se comprometió a realizar una investigación.

Está claro que los códigos de ética de las empresas transnacionales deberían incluir la realización de auditorías iniciales y periódicas a sus subcontratistas para asegurar que no se cometen abusos laborales y aun más: sus productos deberían tener alguna leyenda que asegurara que fueron manufacturados cumpliendo las leyes laborales del país. Los consumidores también deberían exigir garantías de los vendedores sobre cómo los productos fueron manufacturados.

Mientras no exista un compromiso basado en hechos para evitar los abusos laborales y más aún: la explotación de la infancia, estos horribles casos seguirán ocurriendo. La mano de obra en India es una de las más baratas del mundo; cuenta con unas 15,000 fábricas textiles inadecuadamente reguladas y hay 12 millones de niños que trabajan en una población de 1.1 billones de gente, aunque algunos activistas dicen que el número real es cercano a los 60 millones. Esta es una de las cosas más tristes que empañan la conciencia humana.

lunes, octubre 29, 2007

SUPER MAQUILA SE ENAMORA

Esa mañana Super Maquila recibe una llamada urgente. Un grupo de trabajadores administrativos quieren verla para exponerle un problema y pedirle ayuda. Super Maquila acepta hablar con ellos en una oficina temporal. Si sus muchos enemigos pudieran localizarla con facilidad, la perseguirían hasta encontrar una justificación para ponerla tras las rejas o como mínimo, darle un buen susto. Antes de la hora de la cita se pone su atuendo de luchadora social pues debe proteger su identidad verdadera.

Cuando el grupo llega y se presenta, Super Maquila se sorprende. Se trata de varios gerentes y entre ellos hay un extranjero de ojos azules que capta su atención inmediata. Es demasiado atractivo para ignorarlo. Mientras lo mira a los ojos, momentáneamente pierde la noción del tiempo cuando siente que sus pensamientos se derriten en un líquido añil tibio y suave, pero reacciona para concentrarse en su objetivo: defender los derechos de los trabajadores.

¿Pero qué es esto? Yo creí que ustedes eran los que despedían a la gente. ¿Qué? les dieron una sopa de su propio chocolate?

Súper Maquila, dice uno de los gerentes, tenemos una situación muy irregular en nuestra empresa. Hemos sido despedidos en grupo.

¿Ah sí? Pues no se asusten, eso ocurre todos los días con los trabajadores de menor rango, sólo que a ustedes por lo general no les importa. ¿Y qué? El gringo es el culpable y me lo traen para que le ponga una tunda?

¡No, qué va! Dice otro. Él es nuestro director y fue el primero que despidieron. Tampoco lo indemnizaron.

A ver, entonces vamos a dejar que él nos explique. ¿What is your name míster?

Adam. Adam Stewart.

Vamos a sentarnos para que Adam nos cuente lo que sucedió. A ver, alguien traduzca que entiendo sólo un poco de la lengua de Shakespeare.

Por la explicación de Adam, Súper Maquila se entera de que se trata de una empresa con problemas financieros muy serios. Como los accionistas no pudieron resolverlos, venden la empresa sin previo aviso a un empresario sin escrúpulos y cuando éste llega a tomar posesión de su nueva compañía, decide deshacerse de toda la Gerencia. Según él, los responsables de la bancarrota. Para no indemnizarlos conforme a derecho, los despide arguyendo causas falsas. Su plan es despedir luego a cientos de trabajadores sin pagarles sin que nadie se oponga.

¡Sus derechos fueron violados de la peor manera. Esto es un abuso que no podemos permitir! ¿Quieren poner una demanda laboral, hacer una manifestación, una huelga de hambre?

No, Súper Maquila. Mejor que nadie sabemos que una demanda laboral tomará años resolverse. Hay corrupción en la Junta de Conciliación y Arbitraje y se favorece a los patrones. Queremos que nos ayudes a sacar al nuevo gerente y su nuevo equipo de trabajo por la fuerza.

Mmmm. De acuerdo, vamos a trazar un plan. Tengo unas inmensas ganas de darle su merecido a gentuza como él, que cree que puede pisotear a los obreros como en la época del esclavismo. ¡Además, tengo mucho tiempo inactiva y hay que calentar los puños!

Un par de días después, Súper Maquila y el grupo de gerentes junto con Adam se reúnen de madrugada afuera de la empresa. Como en una película de Misión Imposible, van todos vestidos de negro de pies a cabeza. Al mando de Súper Maquila van a sacar a los invasores y a tomar posesión de sus puestos que les corresponden por ley.

Dentro, sólo vigilan varios guardias de seguridad recién contratados fieles al nuevo patrón.

Cuando Súper Maquila da la orden, escalan la valla de alambre, luego se arrastran pecho a tierra para no ser detectados hasta llegar a una de las puertas de embarque. Hay un espacio entre la caja del trailer estacionado y la pared adyacente por donde caben muy apretadamente.

Usan equipos de visión nocturna para guiarse en la oscuridad del interior. Súper Maquila guía al grupo y sin saber muy bien por qué trata de mantenerse cerca del de los ojos azules pero se cuida de no demostrar excesivamente su interés.

Cuando están cerca del primer guardia, Súper Maquila habla susurrando al grupo por un pequeño micrófono como los de las series policíacas.

Atención todos. Voy a eliminar al primero. Actúen sólo si es necesario. Puedo despacharlo perfectamente yo solita.

Sigilosamente se le acerca por detrás, lo tumba con una zancadilla y le aplica una llave paralizadora.

Piece of cake, Adam ¿you see? ¡Vamos por los demás!

¡Ups!, piensa Súper Maquila. Hasta parece que estoy actuando para él. Cuidado pendeja, no te embobes por unos ojos azules.

Poco a poco Súper Maquila va neutralizando a los guardias de seguridad con patadas biónicas, tumba rompe cuellos, candados cruzados, azotones frontales y un largo repertorio aprendido en los peores tugurios de lucha libre de Ciudad Juárez. Adam y los demás están asombrados de su agilidad y destreza. Pero Súper Maquila se está luciendo para Adam y ella misma está sorprendida. Los guardias, todos panzones y en baja forma y desmayados por los golpes, son fácilmente encerrados bajo llave en un trailer vacío.

Conforme van eliminando vigilantes, los gerentes ocupan sus oficinas, se cambian de ropa y esperan la llegada del nuevo día.

A las seis y media de la mañana, cuando todo está en calma, Adam se instala también en su oficina y agradece a Súper Maquila su ayuda. Uno de los gerentes le ayuda a traducir.

Súper Maquila, quiero que sepas que estoy muy agradecido por lo que haces. Tu labor es noble y solidaria. Te prometo que si esta compañía cierra sus puertas definitivamente, ningún trabajador se irá sin una indemnización justa.

Súper Maquila no sabe qué decir. Otra vez se quedó muda, inmersa en el azul de la mirada melancólica de Adam.

En eso llega corriendo uno de los gerentes. ¡Pronto, todos listos!, el nuevo dueño y sus gerentes acaban de llegar y vamos a evitarles la entrada.

¡Ah, pero con mucho gusto me encargo yo de ellos! Dice Súper Maquila.

Justo al abrir la puerta Súper Maquila lo recibe con una serie de impactos olímpicos y finalmente remata con una llave rendidora que dejan al hombre fuera de combate.

¡Qué! ¿No que muy machín, güey? Esto es para que se te quite lo abusón. Aquí ya no vuelves a entrar, ¿sabes? ¡Estamos preparados para no permitir tus truculentos métodos, ve a aplicarlos a tu rancho, raza inferior!

El tipo no tiene tiempo de reaccionar, sale despavorido junto con su personal.

Todos los gerentes junto con Adam abrazan efusivamente a Súper Maquila. Ningún trabajador será despedido y sus derechos serán respetados. Cuando Adam la abraza, la mira a los ojos y le da un beso muy tierno de agradecimiento.

Súper Maquila sale de allí atontada. Feliz de haber cumplido su parte; triste por haberse permitido enamorarse. Su misión no incluye debilidades.

domingo, octubre 14, 2007

EL PARLAMENTO EUROPEO CONDENA LOS FEMINICIDIOS EN JUÁREZ

El Parlamento Europeo aprobó el 11 de Octubre el “Informe sobre Feminicidio en México y Centroamérica” en el que condenó la impunidad y la corrupción que prevalecen en México en torno a los asesinatos de mujeres en Chihuahua, a los que calificó como de “una brutalidad excepcional”. Además, emitió el dictamen titulado “Los asesinatos de mujeres (feminicidios) en América Central y México y el papel de la Unión Europea en la lucha contra este fenómeno”

Las estadísticas señaladas en el documento son más que elocuentes:

Entre 1999 y 2006 ocurrieron en México 6,000 asesinatos de mujeres y niñas

En América Central 4,207. De las cuales 2,037 ocurrieron en El Salvador; 1,188 en Guatemala; 442 en Honduras y 203 en Nicaragua

Los parlamentarios también criticaron que estos países “no han logrado atacar de manera suficiente las raíces de los feminicidios” y se pide a la UE que, en su cooperación con México y Centroamérica, "en todos los ámbitos de relación bilateral entre la UE y México y la UE y América Central el tema de los feminicidios y sus causas tiene que verse como un tema prioritario de discusión". Esto manda un mensaje muy importante ya que puede haber consecuencias económicas para México, cuyo discurso ha estado siempre alejado de las acciones para resolver los casos.

En las 20 recomendaciones del Informe, se exhorta a los gobiernos de México y Centroamérica a “eliminar todo concepto discriminatorio hacia las mujeres de las leyes nacionales; luchar contra los casos de impunidad, la corrupción e ineficiencia del aparato judicial e incrementar el presupuesto a los organismos encargados de las investigaciones”.

El Congreso del Estado de Chihuahua y el mismo Gobernador reaccionaron molestos ante el Informe de los eurodiputados y demandaron “dejar de estigmatizar a Juárez”, “contextualizar la problemática de Ciudad Juárez con respecto a la problemática nacional e internacional” y hasta consideraron hacer un “extrañamiento” en contra del Informe.

Esta ha sido la reacción usual de las autoridades desde que los asesinatos salieron a la luz pública. Desearían echar tierra por siempre a las mujeres que fueron asesinadas, que el mundo las olvide. No las olvidarán sus madres, ni nadie que estemos a favor de la justicia, por mucho que le pese al Estado. Esa herida no se cerrará mientras los culpables no estén tras las rejas.

Quienes repudiamos estos crímenes aplaudimos el Informe y las Recomendaciones del Parlamento Europeo.

"El feminicidio es un crimen de Estado. El feminicidio se presenta en un contexto social influenciado por la mentalidad patriarcal, donde el mayor peso del trabajo doméstico y reproductivo cae en las mujeres, impidiendo su autonomía social, además de la inseguridad, desigualdad, pobreza y la modernización económica por medio de las maquiladoras."

viernes, octubre 12, 2007

MAQUILAS CONTAMINAN, INMIGRANTES NO

El Secretario de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, Michael Chertoff, en entrevista con The Associated Press el 1 de Octubre, dijo una barbaridad que todavía es tema candente en los medios. Para justificar su apoyo a la construcción del muro fronterizo de 1072 km a lo largo de la frontera de 3000 kms entre México y Estados Unidos, responsabilizó a los inmigrantes de degradar el medio ambiente del lado norteamericano:

"Illegal migrants really degrade the environment. I've seen pictures of human waste, garbage, discarded bottles and other human artifact in pristine areas," Chertoff said in a telephone interview with The Associated Press. "And believe me, that is the worst thing you can do to the environment."

El señor Chertoff se olvida de las 5 millones de toneladas de botellas de cerveza y gaseosas; unas 800 mil toneladas de latas de las mismas bebidas; de las 127 millones de toneladas de bolsas de plástico que de acuerdo a la Agencia de Protección del Ambiente de Estados Unidos se arrojan a la basura anualmente en su país. Y menos se acuerda de los gases de efecto invernadero que los coches en carreteras norteamericanas envían a la atmósfera. No, para él, la amenaza ecológica está en los inmigrantes ilegales y hay que detenerlos ¡con el muro!

Si de contaminación en la frontera se trata, mejor hablemos de la contaminación causada por las maquilas en México. ¡Esa sí que necesita frenarse! Esta es una pequeña lista del deterioro que padecemos en una ciudad como esta, donde hay más de doscientas empresas maquiladoras. La contaminación puede ser directa o indirectamente ocasionada por la actividad industrial:

  1. Descarga de productos químicos, desechos tóxicos y alimenticios en los mantos freáticos.
  2. Acumulación de desperdicios y chatarra en los patios de las empresas.
  3. Espantosa contaminación ambiental por el intenso tráfico y los larguísimos tiempos de espera en los cruces internacionales.
  4. Millones de neumáticos acumulados sin reciclar.
  5. Toneladas de basura y desperdicios en el tiradero.

Pero “fortalecer las instituciones binacionales existentes, establecer programas reales, esclarecer y tratar los verdaderos asuntos de relevancia ambiental, enriquecer nuevos espacios, fomentar la organización de ambas comunidades, aumentar el financiamiento a gobiernos locales y ampliar la influencia en los medios de comunicación,…factores clave en la posible construcción de una nueva agenda bilateral de medioambiente” sería demasiado para usted señor Chertoff?, es más sencillo construir un muro para evitar que los inmigrantes arrojen su galón de agua vacío a la calle, ¿no es así?

sábado, octubre 06, 2007

BREVE REGRESO DE LA MUERTE


De pronto, Julio fue consciente de que estaba muerto cuando su cuerpo estaba tendido en la funeraria. El intenso olor de las flores de los ramos sobre el féretro abierto frente a su cara lo despertó. Sus fosas nasales se expandieron cuando aspiró la fragancia que invadía el recinto y entonces abrió los ojos por primera vez. Como en un recién nacido sus pupilas oscilaron ajustándose a la luz, mientras su mente adormilada muy lentamente reacomodaba los pensamientos que tenía antes de su muerte. Con la extrañeza propia de quien despierta de una anestesia, observó el crucifijo dorado que se erguía ante su rostro; las paredes blancas; el candil dorado de araña; la bovedillita pintada de pretendido azul cielo en el techo, y en su centro, regordetes querubines que flotaban entre las nubes cubriendo sus pudendas partes con listones blancos. Sonrió, o creyó que sonreía por lo grotesco de esa obra pintarrajeada por algún pintor de brocha gorda.

Todo su alrededor fue desvelándose de la forma en que se descubre el exterior soleado al abrir una cortina muy despacio en una habitación oscura. Entonces también miró el candelero de pedestal colocado en un extremo del ataúd, su vela blanca y la llama titilante; el mullido forro de satín blanco que rodeaba su cuerpo. Más allá, unas cuantas coronas funerarias recargadas contra la pared. Leyó los nombres con letras doradas en las cintas: “Familia Rincón Pedroza”, “Querida esposa e hijo”, “Familia Pérez Rincón”, “González Rincón”, “Rincón Gallegos”. Rumió una maldición sin rencor. ¿Y las coronas de los amigos, con los que se iba de parranda cada semana pagándoles los tragos casi siempre?

Aun incrédulo, su oído luego reparó en los cuchicheos. De esos siseos principalmente de mujeres que solamente se pueden escuchar en un velorio, reverentes y quedos. No tuvo ya más dudas de que estaba muerto.

Ya más despabilado, intentó palparse para demostrarse que era otro y no él, quien debía estar en la caja de madera de cerezo lujosamente adornada con detalles metálicos dorados, pero se dio cuenta de que su cuerpo no respondía a sus deseos de moverse. No sintió pánico. Por alguna extraña razón se le había concedido la virtud de la resignación ante su actual estado. Hizo un esfuerzo mayor de concentración e intentó incorporarse aun a sabiendas de que excepto por la ventana de cristal frente a su cara, la puerta de la caja estaba cerrada. Era tan ligero que el impulso lo alejó trastabillando algunos pasos del ataúd, muy cerca de la gente, pero nadie pareció verlo. Logró apaciguar la repentina estupefacción que le causó el separarse de sí mismo y entonces se acercó para observar por la ventanilla abierta. Encontró allí el rostro demacrado del hombre que había sido él, Julio Rincón Pedroza, durante cincuenta años. La muerte le había conferido una paz que en vida nunca tenía, pensó. Aun cuando descubrió cierta nobleza y apostura antes desapercibida en sus facciones, que miraba ajadas y tristes cada mañana al espejo, no se arrepintió de la vida libertina que finalmente acabó con su hígado.

Se volvió para ver a los concurrentes. En primera fila estaba Ema, vestida con un vestido muy corto y estrecho para un funeral, lloriqueando y dejándose consolar por ese compañero de trabajo que le ponía como ejemplo de decencia cuando llegaba ebrio. De estar vivo, hubiera pensado que haberse casado con una mujer tan joven y coqueta empujó su final. Que los celos que lo atosigaron todos esos años fueron por su culpa y que por ello se refugió en el alcohol. Nada de eso importaba ahora. Todo lo que le había pasado estaba exento de la pasión con que vivió la vida. Los sentimientos ya no estaban allí. Era como contemplar su propia vida con otro corazón, a siglos de distancia. Recorrer sus recuerdos en una antigua cinta muda, o en un álbum de fotografías de mucho tiempo antes.

Más atrás estaba Julián, su hijo presumiendo a sus amigos que el carro que había sido de su padre ya era suyo. No parecía triste, pero lo aparentaba. Culparse ahora por haber sido un mal padre hubiera sido inútil, y pedirle perdón, si pudiera, no hubiera cambiado nada. Estuvo siempre ten lejos de él, tan ocupado en las heridas abiertas de sus celos, que sería absurdo culparlo por no amarlo.

En las siguientes filas el resto de su familia, con las caras largas pero finalmente aliviados por no tener ya que batallar con él para sacarlo de las cantinas, de pagar sus deudas de parranda, los vidrios de los carros rotos, de saldar las cuentas de los hospitales ya cuando estaba muy enfermo. Advirtió el sufrimiento de sus ancianos padres pero comprendió que el tamaño de su pena era menor ahora que había muerto, que cuando estaba vivo. Recorrió una vez más los rostros amados y los indiferentes, los desconocidos, los tristes y los llorosos. Y por todos sintió la ternura que se siente por un amor muy viejo y olvidado, o algo parecido. Supo que estarían bien sin él para lidiar sus propias batallas.

Intentó discernir sin lograrlo las razones del efímero regreso de su muerte mas recordó las veces que volvió, cuando estaba vivo y sin motivo aparente, a los lugares que guardaban un lugar especial en su corazón para recorrer nuevamente sus calles, sentarse en un sitio en el que estuvo muchas veces, o confirmar que el sauce donde esperaba a una novia seguía allí, como si nada, como si a nadie le doliera como le dolió a él marcharse un día. Entonces tal vez volvía una o dos veces, hasta que se quedaba en paz y la nostalgia se diluía para siempre.

Así, sin pena ni remordimiento, entendió que su lugar ya no era este mundo. Regresó a la caja de cedro y sin dificultad penetró en su cuerpo que sintió demasiado frío. Cerró los ojos y dejó que sus pensamientos, últimos vestigios de vida, se oscurecieran para siempre.

lunes, octubre 01, 2007

¡SALVEN A LOS CABALLOS!

Los derechos de todos los trabajadores deberían ser respetados. Aun si los trabajadores son animales no humanos. Pero si los derechos laborales de las personas son violados con frecuencia, ¿qué podemos esperar del respeto a los de las bestias trabajadoras?

De vacaciones en Mérida mientras Ricardo y yo mirábamos pasar las “calandrias” emperifolladas con flores de papel de vivos colores desde un bar, el caballo adornado también con flores que tiraba de la calesa, de pronto colapsó ante la mirada impotente de los centenares de turistas que circulaban por la calle. No fue sino hasta mucho después que lograron reanimar al pobre equino. No me acordaría de esta historia si no fuera porque en reciente artículo del New York Times (Once Around the Park, Editorial, Sept. 8, 2007) se llamaba la atención, debido a un hecho similar al de Mérida, sobre la necesidad de mejorar las condiciones de los caballos que se destinan a jalar carruajes para dar románticos paseos a los turistas en Central Park.

No es solamente en México y en Estados Unidos que los encantadores paseos en tartana son tan populares. Desde Egipto hasta Birmania, Marruecos, España, Rusia y Canadá y prácticamente en cualquier país del mundo, los caballos van tirando de las calesas y sus cargas en extenuantes jornadas, a veces maltratados por sus dueños, a veces malcomidos y sin tomar agua, a veces demasiado viejos para esa clase de trabajo.

Puesto que cada ser vivo tiene un valor en sí mismo y cumple una importante función en la biosfera, me uno a las voces de los activistas de los derechos de los animales para que se creen leyes en todos los países que aseguren que los caballos que se usan en estas actividades tengan establos limpios; que se les realicen exámenes regulares; se determine una edad de retiro y que sean tratados dignamente.

viernes, septiembre 28, 2007

LA PRIMERA LECCIÓN DEL IDEAL


Con una letra cursiva muy bonita, la maestra María del Pilar Castillo escribió en el pizarrón “El ideal es el alimento del espíritu”. Luego nos ordenó escribir la oración cien veces en nuestro cuaderno escolar. Eso eran unas cuatro páginas completas. En su clase de Lengua Española quería que todos los niños tuviéramos buena letra y excelente ortografía, nos dijo. Uno de los niños levantó su mano para preguntar.

—¿Qué quiere decir “ideal”?

La maestra nos miró muy seria y dijo:

—Es algo que todos debemos buscar y retener durante toda la vida. El ideal es como polvo de oro de algún día usarán para señalar el camino correcto y ayudar a otros a encontrarlo.

—¿Y dónde está ese polvo de oro?

—Está disperso en todas partes. En los libros, las calles, los consejos de sus padres, las conversaciones; en la naturaleza, el conocimiento, en las luchas de los hombres, en el amor y en Dios.

—No entiendo, maestra. Dijo otro niño.

—El ideal es como un poema que tuviéramos que escribir buscando siempre las palabras más sublimes. Luego de tenerlo listo, hay que leerlo con la voz del alma por el mundo.

—¿Cómo sabré cuando ya tenga un ideal?

—Cuando puedas defenderlo y luchar por él aun a costa de la propia vida.

—¿Y si nunca lo encuentro?

—Muchos no lo hallan jamás. Lo importante es buscarlo siempre.

—¿Y por qué es el alimento del espíritu? Se escuchó otra vocecilla.

—Porque sin ideales el hombre muere por dentro.

Entonces yo pregunté. ¿Y para qué sirve tener un ideal y hacer todas esas cosas?

—Para que nuestra vida tenga sentido.

Sin entender las metáforas de la explicación, risgnadamente nos pusimos a escribir cien veces la oración del pizarrón. Desde entonces la llevo grabada en el corazón.

martes, septiembre 25, 2007

LO QUE NOS DEPARA EL OTOÑO


Qué pena que el otoño, la “estación de las nieblas y fecundas sazones” que acaba de comenzar trayéndonos con ella un merecido descanso de las excesivas temperaturas y abrumadores rayos solares, no sea también una temporada de buenas nuevas para la industria maquiladora.

Algunos de los problemas que experimenta el sector pueden poner en riesgo los empleos actuales, la generación de nuevos empleos, y la ya de por sí endeble situación económica de los trabajadores.

El primero de ellos y el más grave, es el recién aprobado Impuesto Empresarial de Tasa Única (IETU) cuyo rasgo más negativo para la clase trabajadora es que grava las prestaciones adicionales al salario como vales de despensa, fondo de ahorro, bonos de transporte, gastos médicos mayores, cafetería, educación, becas, bonos de transporte, de contratación y puntualidad, óptica, etc. Los empresarios tendrán que decidir entre integrarlas al salario —con lo que el trabajador tendrá que cubrir los impuestos correspondientes—, absorber el costo del impuesto, o eliminarlas —si es que es esto legal—. Otro aspecto adverso del IETU es la doble tributación, ya que las autoridades hacendarias de México y EU tendrán que ponerse de acuerdo para que los impuestos pagados en México sean reconocidos en EU. El caso es que las empresas tendrán que pagar ahora entre 200% a 1200% más en impuestos (según nota publicada en El Diario, Suplemento Manufactura, 24 de Septiembre 2007). A menos que se logre un decreto presidencial para neutralizar el impacto del IETU, podemos imaginar un escenario de fuga de empresas y las consecuencias presumibles, así como desánimo para instalar nuevas operaciones en la ciudad.

Otra preocupación es el impacto que tendrá la huelga de los trabajadores en GM en Detroit a la que ya se están sumando otras plantas en EU y en Canadá, en las plantas filiales que fabrican autopartes en esta frontera. En el peor de los casos podría haber desde paros de producción, recortes de personal y reducción de jornadas laborales en estas empresas afectando a los trabajadores locales si es que la huelga en EU se prolonga. Los problemas de GM tienen que ver con la reducción de costos laborales para hacer frente a la competencia asiática y la huelga estalló luego de que fracasaran las negociaciones entre los trabajadores sindicalizados y la empresa sobre un seguro de salud.

Una tercera dificultad, que afecta menos directamente a los trabajadores pero que estorba al terso funcionamiento del sector es el que tiene que ver con el transporte de mercancías. El incremento de peaje, la lentitud en los cruces internacionales y la oposición de los sindicatos de transportistas norteamericanos a que compañías mexicanas lleven las cargas a su destino en EU, son solamente algunos de los temas sin resolver en este renglón.

Algunos de los escollos citados representan sólo una pequeña muestra de los efectos que puede tener la globalización. La fragilidad de los esquemas que la sostienen es evidente. Al final los más perjudicados serán como siempre, quienes menos tienen.

Esperemos que conforme el tiempo se adentra en las doradas tonalidades del otoño nuestros temores desvanezcan.

martes, septiembre 18, 2007

VESTIGIOS DE AMOR

El otro día llevé mi automóvil al taller mecánico. Una banda rechinaba y no quería correr el riesgo de que se reventara y me dejara parada a media calle entre los autobuses de la maquila, con sus conductores gritándome improperios contra la supuesta impericia mujeril. Era la primera vez que iba a ese taller recomendado por un amigo. Había bastantes unidades y los mecánicos estaban todos ocupados con cabezas y manos metidas en los cofres. Otros a quienes sólo alcanzaba a ver los zapatos, se encontraban haciendo reparaciones debajo de los coches. Mientras esperaba que alguno se acercara a atenderme, observé una camioneta con una llanta desinflada estacionada junto a la pared, puesta tal vez a propósito allí por estorbosa. Será de algún cliente que no ha pagado la reparación o estarán esperando una refacción de esas inencontrables, pensé. Me acerqué para aprovechar la sombra que proyectaba la pared a esa hora. La camioneta estaba cubierta por una abundante capa de tierra. Tal vez está aquí desde las primeras tolvaneras de primavera, me dije. En la parte de atrás había varias cajas cubiertas también de tierra y ropa de hombre en desorden, aventada de cualquier manera todavía en los ganchos en los que había estado colgada en algún armario. Los ganchos estaban deformes, como si hubieran sido arrancados bruscamente de su sitio. La curiosidad fue mayor que mi discreción y me asomé un poco para investigar lo que había en las cajas. En una había un despertador, una pequeña lámpara, objetos de escritorio, cartas amarillentas, tarjetas de felicitación, una invitación vieja para una boda. Algunos de los papeles sueltos en la caja revelaban documentos personales con un nombre que no me decía nada. La otra caja con aspecto de haber estado a la intemperie por semanas, tal vez meses, tenía álbumes con fotografías y montones de ellas sueltas. Rostros sonrientes, una pareja aparentemente feliz que se repetía en las que yo alcanzaba a ver. En traje de boda, abrazada, dándose un beso, partiendo el pastel, con un bebé recién nacido, niños jugando, con amigos. En la playa, en algún lugar nevado.

Las orillas rotas de muchas revelaban haber sido despegadas de algún álbum con coraje.

La tercera caja tenía discos. ¿La música escuchada tantas veces por una pareja enamorada? Películas, algunos libros que fueron leídos y alguna vez tratados con amor.

El dueño de la troca no volvió por sus cosas. Algo pasó. ¿Una aventura, una pelea, una discusión, y luego todo terminó?

Al fin un hombre se acercó limpiando sus manos ennegrecidas con un trapo antes de tenderme la mano para darme los buenos días. Dígame señora ¿qué se le ofrece? ¿Qué es lo que le pasa a su carro?

Al retirarme del taller tiempo después, no pude evitar echar una última mirada de pena a los vestigios de una felicidad que se extinguía bajo el radiante sol de Mayo.

domingo, septiembre 16, 2007

IT'S A HEARTACHE (ES UNA PENA) BONNIE TYLER



“It's a Heartache” es una canción pop-country que fue originalmente grabada por Juice Newton en 1977 para salir a la venta en México, donde se convirtió en record de Oro. Subsecuentemente, Bonnie Tyler grabó la canción en el Reino Unido y en Estados Unidos en 1978, alcanzando el Top 5 en ambos países. Esta canción no fue el único éxito de Bonnie, pues todos se acordarán de “Total Eclipse of the Heart”, “Here She Comes” y “Holding Out for a Hero”, también grandes éxitos internacionales.
La característica voz ronca de Bonnie Tyler que tanto nos gusta a sus fans, es resultado de una cirugía para eliminar nódulos en las cuerdas vocales que embelleció aun más su estupenda voz.
A mí me encantaba y aun me sigue gustando.

Esta es la letra:

It's a heartache
Nothing but a heartache
Hits you when it's too late
Hits you when you're down

It's a fool's game
Nothing but a fool's game
Standing in the cold rain
Feeling like a clown.

It's a heartache
Nothing but a heartache.
Love him till your arms break
Then he lets you down.

It ain't right with love to share
When you find he doesn't care for you.

It ain't wise to need someone
As much as I depended on you.

It's a heartache
Nothing but a heartache
Hits you when it's too late
. . .
It ain't r'ight with love to share
. . .
Oh it's a heartache
Nothing but a heartache.
Love him till your arms break
Then he let's you down

It's a fool's game
Standing in the cold rain
Feeling like a clown.

It's a heartache
Love him till your arms break
Then he let's you down

It's a heartache

viernes, septiembre 14, 2007

EL PRIMER TRABAJO

La máquina parecía sencilla de usar. No tenía demasiados controles, ni pantallitas, ni botones extraños. A pesar de todo Rosalinda nunca había usado ninguna. Era su primera vez en un trabajo y con quince años no sabía gran cosa de máquinas, de producción en serie, y de hecho de casi nada en la vida. Así que llegó ese día a la fábrica y después de que firmó el contrato temporal de trabajo por tres meses, un supervisor la llevó al área de entrenamiento donde pasaría cuando menos ocho horas todos los días durante una semana. El tiempo requerido de capacitación. Unos ojos que no la miraron y una voz estresada la acribillaron atropelladamente con instrucciones que ella no captó ni a medias. Tenía que ensamblar treinta paquetes de baterías cada hora según una muestra. Para hacerlo, colocaría laminillas de Níquel una a una sobre el paquete y luego las soldaría poniendo cuatro puntos o dos golpes de la máquina en cada extremo.

—Fácil ¿no?, es sólo una pequeña conexión en serie. Si tienes cualquier duda, sólo observa la muestra. Los treinta paquetes deben ser idénticos a ella.

El supervisor se retiró a todo andar y la dejó frente a la máquina, a la que se quedó mirando intentando comprender el misterio de su mecanismo. Lo más fácil cuando no se sabe hacer una cosa es ver cómo lo hacen los demás pero ella estaba sola en la sala de entrenamiento. Aturdida, se sentó frente a la máquina y observó detenidamente los dos electrodos de cobre frente a ella. Había un espacio entre las puntas cilíndricas inferiores y la base de la máquina. Recordaba que el supervisor le había dicho que colocara el paquete de baterías debajo y sobre éste, las laminillas de Níquel, pero no estaba segura. Observó la muestra para ver la colocación de las laminillas y colocó la primera de ellas en su paquete.

—Bien, se dijo. Ahora hay que poner cuatro puntos de soldadura en ella. Si los electrodos son dos, entonces habrá que hacer que bajen dos veces, pero ¿cómo hacer que bajen?

Hizo un esfuerzo por concentrarse. Olvidar la perturbación que le causó entrar en esa gigantesca fábrica, las gentes apuradas de un lado hacia otro con esas gafas de seguridad tan raras y esas batas azules que fluían como si flotaran en la atmósfera blanca y brillante. A un lado del pasillo por donde la llevaron a capacitar, observó un módulo blanco identificado con un letrero que decía: Cuarto Limpio, donde los trabajadores tenían botas, guantes, batas y gorros blancos. Rosalinda los imaginó como ratas de laboratorio. La intensa iluminación neón que inundaba todo daba un aspecto irreal a las cosas y a las personas. Todos se veían más pálidos, con los rasgos más marcados. El ambiente le recordaba una película de ciencia ficción, como si estuvieran todos a bordo de una nave del futuro.

Al colocar la segunda laminilla, equivocó el sitio y el corto circuito la calentó enseguida. No pudo evitar quemarse las puntas de los dedos a pesar que los retiró enseguida. Una vez puesta en el lugar correcto, intentó adivinar cómo diablos hacer que los electrodos bajaran. Buscó alguna tecla o botón y no encontró nada. Entonces tomó los electrodos con ambas manos para intentar bajarlos pero notó que estaban demasiado duros. Casi tuvo que subirse encima de ellos para lograr que bajaran y soldar dos puntos dejando dos pequeñas marcas cilíndricas en la lámina. El esfuerzo le dejó los dedos y las manos adoloridas y marcadas. Con desesperación, se dio cuenta que nunca lograría terminar los treinta paquetes en una hora si tenía que usar una fuerza tan excesiva cada vez. Le preocupaba cumplir el estándar para cambiar su contrato de temporal a fijo al término de tres meses. Su cara se ponía roja del esfuerzo y casi estaba cortándose las manos y así no lograría completar la cantidad requerida. Seguramente la despedirían enseguida. Aun así, no se rindió y logró soldar algunas laminillas más antes de que llegara el supervisor a revisar su trabajo.

—¿Cuántos has hecho? Preguntó.

Sólo dos ¡pero es que está durísimo!

—¿Cómo durísimo? si eso es muy fácil, a ver muéstrame cómo lo haces.

Rosalinda se esforzó una vez más empujando de arriba hacia abajo los electrodos con todas la fuerza que le era posible.

—¿Pero qué haces? Dijo el supervisor carcajeándose, ¿no ves que la máquina tiene un pedal debajo de la mesa y todo lo que hay que hacer es pisarlo para hacer bajar los electrodos?

Desde entonces, Rosalinda abandonó sus ensueños de adolescente de quince años y se dedicó a cumplir con su estándar para ganarse un trabajo fijo en la fábrica.

jueves, septiembre 13, 2007

MÁS QUE HOMBRE Y MENOS QUE DIOS


Castillo de Chapultepec, Ciudad de México

México conmemora hoy a sus Niños Héroes. Su hazaña será recordada en miles de ceremonias cívico-militares en todo el país para que nadie los olvidemos.

Cada 13 de Septiembre se honra a 6 jóvenes de entre 13 y 17 años que perdieron la vida tratando de defender el Castillo de Chapultepec durante la Guerra de Intervención Norteamericana en 1847. Sí, alguna vez los Estados Unidos le declararon la guerra a México aprovechándose de la anarquía del momento con fines expansionistas, pues trataban de apropiarse de las provincias de la Alta California, Nuevo México y Chihuahua.

Entonces el Castillo era sede del Colegio Militar del Ejército Mexicano y los jóvenes eran cadetes aspirantes a pertenecer a él. 200 de ellos y 632 soldados defendían el castillo, además de 450 hombres al mando del general Antonio López de Santa Ana en el pie del cerro.

Cuando los norteamericanos tomaron el Castillo por su superioridad numérica militar y vieron algunos de los jóvenes cadetes muertos exclamaron "¡Pero si son apenas unos niños!", lo que dio origen a la expresión “Los Niños Héroes”.

Si uno de los 6 jóvenes héroes se envolvió en la bandera y saltó del castillo para impedir que los norteamericanos la obtuvieran como nos lo contaron en los libros de texto, no lo sabremos nunca a ciencia cierta. A veces se imponen leyendas a la historia verdadera. El caso es que estos niños-jóvenes fueron muy valientes al colaborar en la defensa militar con soldados experimentados dando su vida, y y por ello merecen muy bien el título de héroes. Sus nombres fueron: Juan de la Barrera, Juan Francisco Escutia, Francisco Márquez, Agustín Melgar, Fernando Montes de Oca y Vicente Suárez.

Pero, ¿qué es un héroe? Según una de las acepciones del diccionario de la RAE (Real Academia Española), en la mitología antigua era alguien nacido de dios y hombre, por lo cual le reputaban más que hombre y menos que dios. Un héroe es también alguien que emprende una hazaña, un acto heroico. ¿Llevamos todos dentro un héroe? ¿Y qué hay de los héroes anónimos? ¿Quién recordará por ejemplo a Andrés Castro Azcárate, juarense que cuando vio a la niña Jazmín de Jesús García Baca desaparecer bajo un colector colapsado por las lluvias mientras caminaba a su escuela, no se detuvo a pensar en su seguridad y su familia y se arrojó bajo las aguas negras para rescatarla? ¿Por qué nadie más de las decenas de personas que se encontraban en el lugar de la tragedia sacaron su héroe interior y ayudaron a Andrés?

Andrés Castro Azcárate no pudo salvar a Jazmín y perdió la vida intentando rescatarla. La corriente llevaba demasiada fuerza y los arrastró a los dos varios kilómetros por debajo del suelo hasta que sus cuerpos pudieron ser rescatados.

Por su valor, Andrés Castro Azcárate es un héroe. Más que hombre y menos que dios. Ojalá pudiéramos recordar su nombre y el de tantos héroes olvidados.

A él le dedico este fragmento del poema “Los Niños Mártires de Chapultepec” del poeta mexicano Luis G. Urbina:

Descansa, y que liricen tus hazañas
las voces del terral en los palmares,
y las voces del céfiro en las cañas,
las voces del pinar en las montañas
y la voz de las ondas en los mares.

Descansa, y que tu ejemplo persevere,
que el amor al derecho siempre avive;
y que en tanto que el pueblo que te quiere
murmura en tu sepulcro: "¡Así se muere!",
la fama cante en él: "¡Así se vive!"

Andrés Castro Azcárate tenía 42 años y era guardia de seguridad. Le sobreviven su esposa, una hija de 6 años y un hijo de 16.