martes, octubre 30, 2007

MAQUILA DE GAP EN INDIA ESCLAVIZA NIÑOS

En esta fotografía de Octubre 6, 2006 Nurba Kahtun, una niña de 7 años, rompe piedras en el banco del río Balason en India.

Si saber que los trabajadores de las maquiladoras en países pobres tienen salarios tan raquíticos que no les permiten vivir con decoro es indignante, entonces conocer que millones de niños pobres del mundo son explotados en largas jornadas laborales; sin salario, y que son golpeados y amenazados por sus superiores es un insulto para nuestra conciencia. Y si además descubrimos que las compañías detrás de esta inmoral esclavitud son exitosas firmas mundiales de ropa de moda como GAP, deberíamos llenarnos de cólera. The Observer, Octubre 28/07

Estos días trascendió que un taller o pequeña maquiladora de ropa, en el barrio de Shahpur Jat en Nueva Delhi, subcontratada por GAP utilizaba niños de hasta diez años para confeccionar camisas infantiles GAP Kid para ser vendidas en la temporada navideña. GAP ha sido criticada antes por subcontratar compañías en países en desarrollo con mano de obra forzada, infantil, salarios inferiores al mínimo, castigo físico y coerción, según se encontró en una auditoría realizada en 2004 que causó que rescindiera contratos a 136 proveedores. 23 contratos adicionales fueron anulados en 2006 por abusos en los lugares de trabajo.

A raíz de este nuevo caso de esclavismo infantil en Nueva Delhi, GAP se comprometió a retirar la ropa hecha por los niños y declaró que bajo ninguna condición es aceptable que haya niños confeccionando, además de que se comprometió a realizar una investigación.

Está claro que los códigos de ética de las empresas transnacionales deberían incluir la realización de auditorías iniciales y periódicas a sus subcontratistas para asegurar que no se cometen abusos laborales y aun más: sus productos deberían tener alguna leyenda que asegurara que fueron manufacturados cumpliendo las leyes laborales del país. Los consumidores también deberían exigir garantías de los vendedores sobre cómo los productos fueron manufacturados.

Mientras no exista un compromiso basado en hechos para evitar los abusos laborales y más aún: la explotación de la infancia, estos horribles casos seguirán ocurriendo. La mano de obra en India es una de las más baratas del mundo; cuenta con unas 15,000 fábricas textiles inadecuadamente reguladas y hay 12 millones de niños que trabajan en una población de 1.1 billones de gente, aunque algunos activistas dicen que el número real es cercano a los 60 millones. Esta es una de las cosas más tristes que empañan la conciencia humana.

1 comentario:

Fernando Salazar dijo...

¿Por qué no mencionan a las mujeres?
¿Es que las mujeres no son explotadas laboralmente por la maquila en la India?