lunes, febrero 03, 2014

HOM, de Carlos Giménez



Obra maestra del más importante historietista español Carlos Giménez (Madtrid, 1941), fue publicada por primera vez en 1977, época en que los jóvenes de entonces sentíamos que tener ideales, pregonarlos y defenderlos era un deber. Se trata de una historia fantástica donde un hombre llamado Hom se encuentra solo de pronto en la jungla después de perder a su pareja y de haber dejado la comuna donde vivía. Un hongo parásito se le instala en la cabeza para controlarlo y usarlo para sus fines. A lo largo de 56 páginas Giménez crea un universo donde los personajes más astutos o poderosos, igual que en la vida real, abusan de los más débiles: los pobres, los ignorantes, los viejos y las mujeres son explotados y muchos, asesinados. Alentado por el hongo parásito, Hom participa en la opresión de los pescadores unidos al árbol. Cuando aparece el Gran Yo, un personaje mitad pez y lagarto o algo parecido, que proclama tener la voz de la verdad,el sometimiento es doblemente insoportable. No podemos evitar la comparación con el poder de control de la religión en la realidad. Hom reflexiona: ¿es justo sacrificar a muchos para que sobreviva uno? ¿Tiene más derecho a vivir el fuerte que el débil? Finalmente, Hom decide librarse del parásito y del pez. Las mujeres lo ayudan. Hay una viñeta muy significativa donde los brazos de ellas apoyan a Hom para matar al Gran yo. El final es abierto. Siempre habrá un hongo parásito dispuesto a adueñarse de la voluntad de los débiles para controlarlos. El planteamiento de esta historieta es claro: la unión hace la fuerza. La unidad es la única solución, las fuerzas dispersas deben concentrarse en una sola. Hom es una obra intemporal, llena de significado y de reflexiones tan necesarias en esta época de desertificación de la conciencia. Imprescindible. Album de Ediciones amaika

Reeditado por Glenat. Ejemplares disponibles en:www.edicionesglenat.es

jueves, noviembre 07, 2013

433 MAQUILAS PERDERÁN BENEFICIOS

Por falta de cumplimiento a las obligaciones de informar datos como personal ocupado y remuneraciones solicitado por el INEGI. Tanto privilegio que tienen y aún así hay muchas que evaden al fisco.¿Por qué la Secretaría de Economía actúa hasta ahora?

http://eleconomista.com.mx/industrias/2013/11/05/se-alista-cancelacion-beneficios-maquiladoras

jueves, abril 04, 2013

Poesía desde Ciudad Juárez, México, Orbis Tertius: El poeta visto como persona

Poesía desde Ciudad Juárez, México, Orbis Tertius: El poeta visto como persona: No es más que humano, por gracia o desventura, el poeta. Y es todo humano, en rigor, masa y defectos. Imperfección es toda la esenci...

Mi hermano Agustín publica nuevo poema que desmitifica la labor del poeta. Bello. 

domingo, febrero 24, 2013

“Escribir siempre es excusa para hablar de la vida”: Elpidia García

Enlazo entrevista que me hicieron en el diario digital Puente Libre.mx (lamento la incorrección cacográfica y ortográfica de la redacción del diario) por haber sido ganadora en la Convocatoria de Publicaciones del Instituto Chihuahuense de la Cultura (ICHICULT). Participé con un libro de cuentos titulado "Las maquilas también cuentan", aunque es probable que el título cambie. El libro está dividido en cuatro secciones: "Ecografías", "Ellos saben si soy o si no soy", "Heroínas de papel" y "Nostalgias y otras rarezas" Las tres primeras secciones son cuentos relacionados con el ambiente laboral en la maquila y la cuarta contiene textos de temas variados. La redacción y corrección de estos textos me ha mantenido por algún tiempo alejada de este foro. Además de este premio, obtuve también este año la beca David Alfaro Siqueiros en la que resulté ganadora en la categoría Nuevos Creadores en el género Cuento. El proyecto que titulé "Cofre de cascabeles" se trata de escribir doce cuentos también alrededor del tema del trabajo en la industria maquiladora.

“Escribir siempre es excusa para hablar de la vida”: Elpidia García

lunes, enero 07, 2013

Poesía desde Ciudad Juárez, México, Orbis Tertius: Hondo azogue

Enlazo este bello poema de mi hermano Agustín en su blog. 

Poesía desde Ciudad Juárez, México, Orbis Tertius: Hondo azogue: ¿Cómo será esta imagen al espejo sincero de tus ojos: fondeando allá en tus cristalinas, fosfóricas neuronas? Nada que ver con...

domingo, diciembre 02, 2012

Presentación de Manufractura de Sueños en Monterrey y San Luis Potosí

El Taller de narrativa Zurdo Mendieta, del cual soy miembro, presentaremos el libro Manufractura de Sueños el 4 de diciembre en Monterrey México y el día 6 en San Luis Potosí. Corran la voz y si desean adquirir un ejemplar, envíenme un mensaje y con gusto se los hago llegar.

viernes, noviembre 02, 2012

Supervisor de Empresa Sam Won golpea a sus empleados

Kim Jaeoak, supervisor coreano de la empresa Sam Won, golpea a sus trabajadores con patadas voladoras en Querétaro. Indignante que esto suceda, son los métodos todavía usados en algunos países. Les van a clausurar su empresa temporalmente. Yo digo que la cierren y la obliguen a liquidar a todos los empleados!


Clausuran empresa donde golpean a empleados

Querubín




Cuando supe que mi hermanita Patricia había fallecido, yo tenía solo cinco años, ella, veintiún días.  Como a los niños de esa edad no se les cuentan muchas cosas porque los adultos creemos que no las entienden, nadie me dijo en qué momento pasó de estar viva a estar muerta. Trato de recordar la imagen viva o muerta de su carita. No lo logro. Han pasado tantos años.
Rescato un puñado de imágenes mezcladas alrededor de la efímera vida de Patricia y veo a mi madre en su embarazo del sexto hijo. Usa un vestido de maternidad que se pone con frecuencia a lo largo de nueve meses, quizá porque tenía pocos, o porque le gustaba mucho.  Sobre el fondo negro de la tela, cuernos de la abundancia de muchos colores se repetían. Me gustaba mucho verlos por la lozanía y brillantez de las frutas estampadas de varios tipos, que se esparcían fuera de la cornucopia, en un derroche de saludable vitalidad y belleza. Quizá mi madre escogió la tela con el deseo de que trajera buena suerte para Patricia, que ahuyentara la pobreza de su vida futura. Ella misma escogió la tela y se hizo el vestido porque era modista.
Del nacimiento de Patricia tampoco me dijeron nada, solo sé que un día mi abuela llegó, se quedó a cuidarnos y dos días después llegó mi mamá con la niñita que se murió a las tres semanas. ¿Recordará ella sus rasgos, el color de su piel y de su pelo, el tono de su llanto, el día de su nacimiento, la forma de sus manos? ¿O se le confundirán los recuerdos con los de sus otros hijos? 
De alguna manera, sin ser consciente de lo que es la pérdida de la vida humana, supe un mal día que mi hermanita, a la que no llegué a querer como a mis ocho hermanos, Patricia amaneció muerta. Hubo mucho movimiento en la casa.  Con claridad evoco a mi madre frente a la máquina de coser cosiendo un ropón de satín blanco. Aunque no lloraba, pude advertir en su semblante el peso de su tristeza mientras la tela se deslizaba debajo del pisacostura. Ella no es mujer de llorar, yo creo que ya tiene demasiadas lágrimas por dentro. Aguantó de todo y se llenó de resignación.
En el jardín de la casa de mi tía, no muy lejos de la nuestra, había flores de cempasúchil. Fuimos a cortarlas y las acomodamos con las flores hacia arriba en una tina para lavar la ropa. Para que no se marchitaran hasta la hora del funeral, mi tía echó un poco de agua en la tina. El olor del cempasúchil nunca se te olvida, es una fragancia agradable pero penetrante a la vez, que recuerda al campo y que perfuma todo, tanto así que me quedó grabado el olor de las flores más que las facciones de mi hermana.
Las flores de mi tía eran muy pocas y alguien fue a comprar más. El ambiente era de fiesta para los niños. Habían venido todos los primos, así que nos pusimos a jugar. Mientras, vistieron a Patricia con su vestido blanco de primera comunión, de quinceañera y novia, pues ya no viviría para ninguna otra celebración. Tenía una diadema con flores blancas también. No sé si sus manitas estaban entrelazadas, como se las acomodan a muchos muertos. Después la pusieron en el féretro infantil también blanco, el más pequeño que encontraron, aun así, le quedaba grande. Parecía una muñeca en exhibición. Pregunté por qué la habían vestido de blanco, yo hubiera deseado que su ropa fuera de colores vistosos, como los de mis muñecas. Mi madre me dijo que porque era un angelito que iba al cielo. No comprendí por qué los ángeles tienen que tener la ropa blanca, ni por qué si era un ángel, no tenía alas.
Después nos fuimos al cementerio. ¿Era el Tepeyac o el Municipal? En una troca subieron la tina con las flores de cempasúchil. Mi mamá y mi papá, mis tías y mis primos, fuimos en carros de taxi porque no teníamos carro propio. Cuando bajaron la cajita blanca a la tumba no hubo llanto. Puede ser que mi madre haya llorado quedamente, tal vez lloró por dentro, pero no me di cuenta. Solo vi que todos alrededor de la tumba estaban serios y pensativos. No podían sentir nada por ella si solo la habían visto alguna vez, o ninguna. Y allí quedó Patricia García Delgado, que pasó por los vivos como una estrellita fugaz, o una nubecita, durante una brizna de existencia. Tan breve, que su recuerdo, como destello, se va difuminando en los entresijos de la de los de su sangre. Ni su tumba existe ya.
 En el nuevo embarazo de mi madre tres meses después, ya no volvió a ponerse el vestido con los cuernos de la abundancia que me gustaba tanto.