miércoles, septiembre 12, 2007

TRANSPORTE Y MAQUILAS - FRACASO DEL TLC ?

Un elemento fundamental en la cadena productiva es el transporte de mercancías. Para que éste sea eficiente, el comercio transfronterizo representado principalmente por la industria maquiladora requiere un flujo ágil, económico y seguro. Los problemas a los que se están enfrentando las compañías transportistas y las empresas maquiladoras en estos días no son menores y nada indica que haya un esfuerzo común, esto es binacional, para solucionarlos de manera integral y eso es algo que debería preocuparnos a los más de 13 millones de personas que vivimos en las 14 pares de ciudades-espejo a lo largo de la frontera con Estados Unidos.

Uno de estos problemas es el aumento arbitrario del peaje, decidido por el Cabildo de El Paso, para los camiones que ingresan a México por uno de los puentes internacionales en Ciudad Juárez de 15 a 17.50 dólares por camión. (Más de 300,000 camiones al año cruzan por uno de los puentes) Esta medida eleva los costos de operación de las maquiladoras y ha generado como respuesta que la AMAC (Asociación de Maquiladoras A.C.), instruya a las compañías transportistas el boicotear la medida cruzando por los puentes de peaje gratuito, resultando en enormes colas, congestionamiento del tráfico, contaminación y demoras en las entregas de mercancías, hay que recordar que muchas empresas trabajan con el sistema JIT (Justo a Tiempo). Hasta ahora, las autoridades paseñas no han dado su brazo a torcer e insisten en aumentar su recaudación con este aumento sin considerar el impacto de su decisión.

El segundo problema y posiblemente el de mayor relevancia, se trata de la increíble oposición de los Teamsters union (Sindicato de Transportistas), Sierra Club y sus aliados ambientalistas para permitir a las compañías mexicanas entregar mercancías en Estados Unidos y Canadá, contraviniendo los acuerdos del Tratado de Libre Comercio (TLC) que entró en vigor en 1994.

Teamsters alega que los camiones mexicanos son sucios e inseguros, a pesar de que para que puedan circular por carreteras norteamericanas tendrán que aprobar una rigurosa lista de requisitos. En realidad, lo que desean es eliminar la competencia.

Hasta ahora los camiones mexicanos con mercancías, la mayor parte proveniente de las maquiladoras, solamente pueden cruzarlos a Estados Unidos a una distancia no mayor de 40 kilómetros al norte de la línea fronteriza. Desde allí, compañías norteamericanas trasladan los productos a su destino. Sin embargo, el TLC suponía un comercio libre a través de los tres países firmantes.

Un plan piloto que permite a la primera compañía mexicana operar por un año por carreteras Americanas, fue bloqueado por el Congreso norteamericano la semana pasada negando el presupuesto para el proyecto el próximo año.

A todas luces el TLC sigue siendo unidireccional, y la decisión unilateral de elevar los costos de peaje en El Paso, a la medida de los Estados Unidos.

Hace falta que autoridades de Estados Unidos y México intervengan para resolver estos graves problemas sin prejuicios ni racismo además de poner en la mesa del debate otras cuestiones fundamentales como el deterioro del ambiente por los miles de automóviles y tractocamiones con los motores encendidos mientras esperan, molestias y la falta de agilidad en las revisiones en los puntos de cruce. Solamente entre Juárez y El Paso el comercio es de 40 millones de dólares, y más de 700 millones de dólares en bienes transitan entre las 14 ciudades fronterizas con EU. Según indican las estadísticas, las exportaciones seguirán incrementándose.

¿No deberían estas cifras alentar a las autoridades a lograr resoluciones?

2 comentarios:

Elpidia García dijo...

Los camiones provenientes del resto de la República tienen que pasar por dos revisiones a cargo de la Aduana y el Ejército Mexicano antes de llegar a los puentes de cruce internacional. Otro problema que enfrentan allí los transportistas son los largos tiempos de espera en las revisiones, que buscan drogas u otro tipo de mercancías prohibidas, y la exposición de los choferes a los rayos Gamma. Ellos dicen que al pasar por el arco de rayos Gamma, no les piden que bajen de las unidades, como lo hacen en las revisiones norteamericanas. Si esto es cierto, se está poniendo en riesgo la salud de estos trabajadores del transporte.

GEMÓ! dijo...

Elpidia, Que bárbara!! Que prolífica en estos ultimos días... nada mas me descuide un ratito y... sorpresa!!! mucho que leer, mucho que leer!!...

Te visito con regularidas, y aunque a veces no dejo recados, deje de visitarte por un ratito, mas de lo normal y.... me encuentro con muchos posts!.. vamos a leer vamos a leer..

El GeMó!