viernes, octubre 27, 2006

PINGÜINO EMPERADOR, EJEMPLO DE SOLIDARIDAD

De los ejemplos que se encuentran en el mundo animal y de los que bien podríamos aprender, hay uno que me parece maravilloso por la solidaridad que practican las parejas hembra y macho cuando se trata del cuidado de sus crías. Se trata del Pingüino Emperador. Existen dieciocho diferentes clases de pingüinos y todas ellas viven al sur del ecuador. Los más grandes son los pingüinos Emperador que viven en la Antártida. Anidan sus huevos cerca de noventa kilómetros lejos del océano ya que no podrían anidarlos en el hielo porque se congelarían si sólo lo tocaran por unos cuantos segundos. No hay nada que los pingüinos puedan usar para construir sus nidos, por lo que tienen que cuidar de sus huevos de modo especial.
La hembra del Pingüino Emperador pone solamente un huevo, y una vez que lo hace, el pingüino macho lo hace rodar hasta la parte superior de sus pies. Un doblez especial de piel en la parte inferior del estómago del pingüino macho cubre completamente el huevo para mantenerlo tibio. Esto ocurre alrededor de mayo o junio, al comienzo del crudo invierno antártico; en donde las oscuras noches llegan a durar más de 20 horas.

Los pingüinos macho permanecen de pie juntos para poder sobrevivir a las bajas temperaturas hasta por dos meses con sus huevos en sus pies.

Mientras tanto la hembra va buscar alimento tan pronto como pone su único huevo. Después de dos meses, regresa y toma el huevo del macho. El pingüino macho llega a perder hasta la mitad de su peso en ese tiempo. Cuando la hembra regresa, busca a su pareja por medio de su llamada que logra reconocer entre cientos. Entonces el pingüino macho, quien no ha tenido nada que comer por dos meses, regresa al mar.
Luego de que el cascarón del huevo rompe, los pingüinos hembra y macho toman turnos para cargar al bebé en sus pies. Cuando la temperatura es muy baja, la piel del estómago de sus padres cubre al bebé pingüino. Esto lo mantiene tibio y lo protege del viento y el hielo.

Es sorprendente la equidad y el sacrificio que la pareja de pingüinos — que además es monógama — practica. Aunque su conducta es instintiva para proteger la especie, no deja de maravillarme. Por otra parte, es descorazonador reconocer que el hombre no es precisamente mejor que los pingüinos en ese aspecto. Me dan ganas de ir a repartir volantes con esta historia afuera de las maquiladoras y en la calle para incitar a la reflexión.

6 comentarios:

el brujo don carlos dijo...

¿¿Solidaridad??
La hembra le deja al macho al cuidado del huevo y se va por ahí durante dos meses (a saber qué hará y con quién andará. Pongo en duda eso de la monogamia de la pingüina) y que el macho se las arregle como pueda, muerto de hambre y de frío el pobre. Ni siquiera tiene el detalle de traerle comida.
¿¿Solidaridad??
:P

Don Melón de la Huerta dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Don Melón de la Huerta dijo...

Elpidia y Brujo:

Pues solidaridad o no respecto al detalle del alimento del macho (cuyo metabolismo no debe estar funcionando a su velocidad normal, sino más lento), me parece que el caso es que esto de los dos meses debe tener que ver con la gestación del huevito. Aunque me equivoque, estas parejas de animalitos creo que siguen poniéndonos el ejemplo en cuanto a la atención de sus nuevas generaciones. Yo me crié en el seno de una familia unida que mal que bien compartió responsabilidades y roles entre quienes la formaron, y creo firmemente que la preservación de los valores que tocan a la familia son determinantes en que el individuo se integre y contribuya sanamente con la sociedad y su mundo. Nuestras relaciones con nuestros semejantes están en buena parte determinadas por las que llevamos con los miembros de nuestra familia durante nuestra formación. En conclusión, y lo importante de este relato con que hoy nos regalas, creo que tener un hijo es la responsabilidad más grande que cualquiera puede asumir.

El ser humano es la desgracia de estos animalitos, de todos los demás y de sí mismo. Por eso se me hace raro que te sorprendas de que en la maquila sean tan irresponsables en esas cosas. Hasta los más poderosos, a quienes no les costaría atender al menos en lo material a sus herederos, frecuentemente los niegan...

Julio Suárez Anturi dijo...

Ciertamente, el animal humano debe aprender de otros del Reino Animal. Abrazo.

GEMÓ! dijo...

Hoooooola Elpidia, hacia rato que no te dejaba un comment.... Algunas especies son mas "civilizadas" que nosotros..no crees?

Saludos Elpidia

Pixie dijo...

This is one of the most beautiful texts that you have written.Its amazing how much we can learn from the animals that face our extinction