miércoles, mayo 17, 2006

MUNDO KIPPELIZADO

“Todo el universo avanza hacia una fase final de absoluta kippelización”
Blade Runner ¿Sueñan los Androides con Ovejas Eléctricas? Philip K. Dick 1968

Vivimos en un mundo cada vez más “kippelizado” y llegará algún día que el “kippel” destruirá al planeta y con ello, a la raza humana. Philip K. Dick, en su clásica y leidísima novela de ciencia ficción ya visionó el sombrío panorama del mundo-tumba: la tierra devastada por las guerras y cubierta de basura y desechos tecnológicos. A este acumulamiento de desperdicio y chatarra industrial lo llamó kippel:

-“Kippel son los objetos inútiles, las cartas de propaganda, las cajas de cerillas después de que se ha gastado la última, el envoltorio del periódico del día anterior. Cuando no hay gente, el kippel se reproduce. Por ejemplo, si se va usted a la cama y deja un poco de kippel en la casa, cuando se despierta a la mañana siguiente, hay dos veces más.” “Cada vez hay más… Esa es la Primera Ley de Kippel – dijo él -. El kippel expulsa al no-kippel…”

-“ De modo que se ha apoderado de todo – concluyó la mujer.”

Con el vertiginoso avance tecnológico de las úlimas décadas, todos quieren obtener sus beneficios; y van desechando antes incluso de que la vida útil de los aparatos concluya, los nuevos modelos que ofrezcan un mayor abanico de características. Es por eso que las espeluznantes cifras de residuos en el planeta se estiman en 150 millones de toneladas anuales, de acuerdo a datos de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). Coches, neumáticos, computadoras, teléfonos celulares, y una multitud de aparatos eléctricos y electrónicos; así como productos caducos, fuera de especificación, materiales contaminados, partes no re-usables, sustancias que no cumplen satisfactoriamente su función, residuos de procesos industriales, de torno o pulido, de procesamiento de materias primas, etc., contaminan el subsuelo, los mantos acuíferos, la flora, la fauna, y el aire que respiramos. Solamente en el 2005, se desecharon 130 millones de teléfonos celulares, según cifras del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP). Indudablemente que esta cantidad se incrementará por las novedades tecnológicas que siguen incorporando a estos aparatos día a día y por la fiebre que se ha apoderado de los consumidores bombardeados hasta la locura con publicidad en todos los medios.

Las sustancias y materiales que contienen los aparatos electrónicos como las computadoras y los teléfonos celulares no solamente envenenan nuestro entorno, sino que además son peligrosas para la salud. Éstos contienen metales pesados como plomo, mercurio, cadmio, cromo, retardadores de fuego bromados, berilio, y químicos peligrosos. Aun más, los deshuesaderos y maquiladoras de reciclaje de estos aparatos están proliferando en países como China, India y África. Allí, los hombres, mujeres y niños más pobres, ya han creado poblaciones enteras como la HP Laser Jet Town en China, donde se dedican a recuperar las partes aprovechables por un dólar y medio al día bajo condiciones inseguras.

Pero vivimos en una era donde el dinero está por encima de los intereses que debieran ser nuestros más preciados tesoros: la vida misma y nuestra hermosa tierra azul. Mientras tanto, montañas gigantescas de cosas inservibles se apoderan de nuestros espacios vitales, expulsando al no-kippel. Igual que en la visión apocalíptica de Philip K. Dick. Caro pagaremos este error.

“…Oyó la llegada del kippel, del desorden final de todas las formas, de la ausencia triunfadora, mientras estaba allí, de pie, con la taza de cerámica vacía en la mano.”

2 comentarios:

Vivero dijo...

Elpidia: No sé si habrás kippelizado algo en tu blog, por considerarlo material de desecho, pero parece que de lo que te has deshecho es de los acentos. A mi me salen convertidos en signos raros, y en otras páginas de Blogger a las que entro sí veo las tildes --no tan bien colocadas como las tuyas, que acentúas muy bien, pero bien o mal puestas el caso es que se ven--, lo que hace sospechar que el problema esté en la configuración de tu blog.
No sé si le pasará lo mismo al resto de lectores del orbe... a lo mejor el problema está en mi lado de la comunicación, pero ya te digo que veo los acentos de todo el mundo menos los tuyos.

Un abrazo... y mis mejores deseos de que recuperes las tildes.

Elpidia García dijo...

Me parece que es un problema temporal de Blogger. También yo visualizo esos símbolos raros. De vez en cuando "kippelizan" los posts pero luego se corrigen. De hecho parece que el problema desapareció, pues acabo de revisar la bitácora y todo está bien.

Abrazos.