martes, enero 13, 2009

EN RIESGO BENEFICIOS EN LA MAQUILA

La recesión económica no solamente está diezmando a la clase trabajadora. Los empleados que logran mantener su trabajo también están sufriendo una serie de recortes en los beneficios que no hace muchos años recibían en cualquier planta maquiladora. Los llamados bonos de despensa; bonos por asistencia; seguro de vida; fondo de ahorro; transporte gratuito; préstamos; seguro de gastos médicos mayores; revisiones salariales anuales en base a desempeño y hasta vales para gasolina, éstos últimos principalmente otorgados a empleados administrativos, están desapareciendo de los planes de las empresas para retener y motivar a los trabajadores. Lógicamente, hay una reacción automática a la imprevisibilidad de esta crisis en la economía global, por lo que las medidas para recortar gastos son simplemente naturales. Pero algunas compañías están aprovechando esta situación coyuntural, de la cual desconocemos su grado de profundidad, para evitar aplicar políticas salariales y paquetes de beneficios justos para sus trabajadores. La certeza de que la oferta supera la demanda de mano de obra y el temor de la pérdida de las fuentes de trabajo por parte de los trabajadores es la señal que algunos esperaban para pagar no más que el salario mínimo obligado por ley, que como es bien sabido, mantiene en la pobreza extrema a la mitad del país.

Con estas decisiones, se agrava tremendamente la crisis y se condena a los trabajadores a un porvenir devastador. La lista de consecuencias es fácilmente imaginable: exceso de horas extraordinarias (olvídense de las 9 horas extras por semana permitidas por la Ley Federal del Trabajo) para compensar la falta de recursos y el consiguiente riesgo en la salud del trabajador; riesgo en la seguridad del trabajador al no tener transporte a sus hogares; pérdida del valor adquisitivo, el cual tiene un rezago de varias décadas, por mencionar solo unas cuantas y en fin, todo redunda en una seria dificultad para la supervivencia de los obreros que ahora se convierten en carne de cañón, en mano de obra barata.

Habría que recordarles a estas empresas sin principios que las crisis pueden desatar consecuencias trascendentales si las medidas que se adoptan para superarlas son asimétricas y violentan los derechos primordiales del hombre.

3 comentarios:

àcrata dijo...

Buen artículo, me gusta tu forma de pensar. Creo que el planteamiento que haces es totalmente acertado.

Un saludo desde España.

Don Melón de la Huerta dijo...

Elpidia:

Creo que te quedaste muy corta al enumerar la serie de consecuencias que van a traer la serie de recortes para los empleados que lograron conservar su trabajo, implementadas sobre todo por la industria automitriz (que es la mas afectada por la "crisis," y que afecta más que nada a ciudades como Juárez, en la que la mayoría de las plantas elaboran artefactos como los "arneses"). Yo también trataré de quedarme corto y decir que no se puede tratar en las mismas proporciones a los seres humanos que a la materia o recursos primos con los que se trabaja. Habrá consecuencias, o las debe de haber...

Gracias por permitirme comentar!

Anónimo dijo...

Hola, creo que como dicen los dos anteriores comentarios, lo que comentas esta alejado de la realidad, al menos en la empresa donde yo trabajo, esto ha llegado afectar hasta el personal de confianza como es mi caso, y con esa excusa se no dice que por nuestra condicion debemos de asistir a trabajar hasta 6 dias y solo cobrar 4 o 5, y en caso de los emppleado directos hasta lo de doblar turno por dias consecutivos, esto de la recesion se esta saliendo de control de toda regulacion, pues como mencionas, ningunno de nosotros conocemos la situacion actual de las empresas, justo hoy anunciaron que cumplimos con las ventas del mes, esto a costa del trabajo "gratis" de todos los empleados, entonces la realidad es aprovecharse de la necesidad de las personas para lucrar y reportar ganancias...me gustaria saber, cuales son las opciones que tenemos y si existe algun procedimiento legal para evitar esto?

gracias