jueves, diciembre 14, 2006

UN SEVILLANO, EL FUNDADOR DE CIUDAD JUÁREZ

"Debemos arrojar a los océanos del tiempo una botella de náufragos siderales, para que el universo sepa de nosotros lo que no han de contar las cucarachas que nos sobrevivirán: que aqui existió un mundo donde prevalació el sufrimiento y la injusticia, pero donde conocimos el amor y donde fuimos capaces de imaginar la felicidad".

Gabriel García Márquez

El desconocimiento de la historia de una ciudad no puede tener peores consecuencias que el desarraigo. Esa falta de apego que resulta en la indiferencia ante su destrucción o aun de su construcción. No se puede querer aquello de lo que no se conocen sus inicios, el origen de su desarrollo, ni es posible que la comunidad ignorante de la historia forme vínculos que la cohesionen para impulsar proyectos comunes a favor de la defensa de sus intereses o hacia la edificación de su futuro. Desde esta perspectiva, resulta comprensible la evidente incapacidad de los mexicanos para lograr acuerdos, como no hace mucho ejemplificaron vergonzosamente los diputados en el Congreso en la Ciudad de México ante un acto simbólico tan irrelevante como la toma de protesta del nuevo presidente electo. ¿Cómo podemos aspirar entonces a reforzar los cimientos de un país con una incipiente democracia si ni siquiera conocemos la breve historia de una sola de sus ciudades? ¿Y de qué manera se obtiene la identidad de una comunidad si no es a través de la reconstrucción de los detalles de los eventos que le dieron origen?

De ahí que me parece muy relevante que el cronista Darío Óscar Sánchez esté publicando el resultado de su investigación para desentrañar algunos de los datos biográficos de quien se considera el fundador de Ciudad Juárez: Fray García de San Francisco, dando continuidad con ello a su estudio de la historia local. La revisión de su biografía fue posible gracias al descubrimiento de la constancia que acreditaba su profesión como fraile franciscano entre una serie de archivos de la orden. Reproduzco en seguida parte del texto del historiador como apareció en Diario de Juárez el 10 de Diciembre del 2006 en el marco de la celebración por los 347 años de la fundación de la ciudad, el pasado 8 de Diciembre:

"Fray García de San Francisco fue un misionero franciscano. Nació hacia 1602 en Villalba, región del aljarafe de Sevilla (hoy provincia de Huelva) en Andalucía, España. Tuvo por nombre Francisco García Jiménez hasta que tomó los hábitos religiosos y profesó en la orden de San Francisco, el 4 de octubre de 1623, en el convento de Churubusco, de la provincia religiosa de San Diego de México"

"En 1628 se unió a la caravana de Fray Esteban de Perea como misionero para la evangelización de los grupos indígenas nativos de Nuevo México, en ese entonces territorio del extremo norte de la Nueva España en proceso de colonización. Fue destinado junto con Fray Antonio de Arteaga a cristianizar a la tribu de los piros, con quienes fundaron las misiones de Senecú y Socorro entre 1630 y 1640. Hacia 1636 debió cumplir el mandato de sus superiores de ordenarse como sacerdote, lo que antes había rehusado por humildad según los cronistas".

"Desde 1652 dirigió los intentos por evangelizar a los indios mansos, pobladores del Río del Norte (actual Río Bravo o Grande), lo cual consiguió hasta el 8 de diciembre de 1659 cuando fundó la Misión de Nuestra Señora de Guadalupe de los Mansos del Paso del Norte, pueblo de indios que dio origen a la actual Ciudad Juárez. En ese tiempo le tocó encabezar a la orden franciscana de Nuevo México en el conflicto con el gobernador López de Mendizábal, por lo que volvió a la Misión de Guadalupe hasta el 2 de abril de 1662, cuando bendijo la piedra fundamental y cimientos del templo que terminó de construir y dedicó el 23 de enero de 1668; el mismo que subsiste en la actualidad".

"Estuvo al frente de la Misión de Guadalupe hasta 1671 en que emprendió su último esfuerzo para la evangelización de las tribus jumanos y julimes de la Junta de los Ríos (actual Ojinaga, Chihuahua). Finalmente, después de más de 40 años de labor misionera y de haber bautizado a más de 10 mil personas, de acuerdo a las crónicas, se retiró a Senecú donde murió el 22 de enero de 1673. Por desgracia se desconoce dónde descansan sus restos, ya que dicha misión fue destruida poco tiempo después; perdiéndose todo vestigio de su localización en el actual territorio de los Estados Unidos".

"La historia de Nuevo México lo distingue como precursor de la vinicultura, ya que introdujo el cultivo de la vid y la elaboración de vinos a estas tierras. Sin embargo, no se le reconoce como fundador de la actual ciudad de Socorro. Ese carácter se le reconoció oficialmente en Ciudad Juárez hasta 1942, a partir de lo cual se ha honrado su memoria con varias estatuas, una calle, una colonia y la presea que otorga anualmente el Ayuntamiento a los juarenses distinguidos".

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Wow... Gracias por tu texto. De hecho, antes que conocer Italia, me gustaría primero conocer la madre patria, así pienso hacerlo.

Saludos.

ARISTóTELES.

Don Melón de la Huerta dijo...

Pues primeramente, de acuerdo con el Brujo Don Carlos: Miss Maquila pa' presidenta! (Como jijos no!).

No sé que me pasa últimamente, pero cada vez estoy más convencido de que el paraíso es merito donde está uno pisando. Creo que estoy un poco en desacuerdo con García Márquez: Vivir es felicidad. El amor es el que a veces creo que estoy más de acuerdo con los Apson, pero la mayoría del tiempo enarbolo la bandera de aquello que enunciara el señor José José: "Casi todos sabemos querer, pero pocos sabemos amar".

Un abrazote, a ver que les trae Santoclós!

Julio Suárez Anturi dijo...

El desconocimiento de la historia del suelo que pisamos es también desarraigo, como muy bien lo anotas. No hay que irse a otro lado, ni que lo exilien. Y ahora, me pregunto, ¿cuál sería, entonces, tu parentezco con don fray Francisco García Jiménez?

Anastasia dijo...

Sra Elpidia

muy interesante su texto incluso y informativo especialmente para quienes no son mexicanos. De acuerdo con la importancia de conocer su istoria; sin conocer su pasado como irse adelante?