miércoles, diciembre 20, 2006

¿MUERTE DE CASTRO...Y DE LAS MAQUILAS EN MÉXICO?


A raíz de la enfermedad de Fidel Castro, mantenida en absoluto secreto por el gobierno cubano, han florecido todo tipo de especulaciones sobre el futuro de la isla cuando éste muera. Dos de las que son causa de preocupación en México tienen que ver con el supuesto éxodo masivo de cubanos hacia costas mexicanas en el estado de Yucatán. Se estima que podrían llegar hasta 140,000 balseros ("La pesadilla mexicana". Raymundo Riva Palacio, analista político en su columna Estrictamente Personal, 19 de Diciembre 2006) para pasar a Estados Unidos a través de la República Mexicana. Dado que la política del gobierno mexicano es rechazar a todos aquellos inmigrantes cuyo destino sea los Estados Unidos, sólo podemos imaginar la tragedia humana que les espera al ser devueltos al mar abandonándolos a su suerte. Pero a los que logren establecerse en territorio mexicano, habrá que proveerles de alimento, atención médica y algún tipo de techo para pasar el tiempo mientras se decide su suerte. Los costos para la aplicación de estas medidas no se encuentran dentro del exiguo presupuesto nacional. Sin embargo, otra fatídica premonición probable para este país, y sobre todo para las maquiladoras en la frontera México-Estados Unidos, es que Raúl Castro, una vez muerto su hermano, decida liberalizar la economía emulando el modelo chino de Deng Xiaoping, abriendo sus puertas a la inversión extranjera. Esta probabilidad sería muy atractiva para la industria maquiladora ya que Cuba, por su situación geográfica y mano de obra altamente calificada representa una mejor opción alternativa que Asia. Además, México se está quedando atrás en crear condiciones que mejoren un clima de negocios y en reducir la burocracia para atraer inversiones, lo que ya resultó en que más de 600 empresas se fueran a Asia. China por ejemplo, cobra 15% de ISR corporativo a las empresas extranjeras, pero exenta a las nuevas inversiones durante 5 años y se requieren sólo de 13 trámites legales para abrir un negocio. En oposición, Juárez por ejemplo pasó del tercer sitio al 14 dentro del ranking del estudio Doing Business in Mexico. Por estas razones, es posible que hubiera una migración de maquiladoras establecidas en México hacia esa región caribeña.

La industria maquiladora en México representa una parte importante de su economía. Ya en el 2001, la desaceleración económica en Estados Unidos tuvo un impacto grave en pérdida de miles de empleos. Con la posible apertura económica en Cuba y las recientes señales de alerta ante una nueva desaceleración en Estados Unidos (su PIB bajó de 5.6% en el primer trimestre y bajó al 2.8%), el panorama es preocupante. Me pregunto si el gobierno tiene un plan para hacer frente a la pérdida de miles de empleos como resultado de estos factores. Nuestros políticos harían bien en abandonar sus peleas partidistas de la peor clase para dedicarse a solucionar los problemas reales que se avecinan. Si no lo hicieran así, auguro una ciudad Juárez - y otras - fantasma y miles de desempleados migrando al Norte.

2 comentarios:

Don Melón de la Huerta dijo...

No me había puesto a pensar en ésta posiblidad. Me imagino que de ser así, para esa gente sería más sencillo, tal vez por la cuestión de la distancia, llegar a nuestro país que irse a los Estados Unidos, donde me imagino que ahora más que nunca la vigilancia debe ser más estrecha. Si las cosas se cumplen como lo vaticinas, el cambio para nuestra ciudad sería bastante doloroso y lento, lo admito, pero no al punto de que ésto se convierta en una especie de pueblo fantasma. Lo que sí habría que ver es cómo va a reaccionar el gobierno de Estados Unidos ante ésto, sobre todo en lo que toca a un incremento en la migración de mexicanos a causa de esto, y al seguro cambio de leyes en cuanto a los cubanos como asilados políticos.

Un abrazo.

Don Melón de la Huerta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.