viernes, agosto 04, 2006

"COCA NO ES COCAÍNA, COMO LA UVA NO ES VINO"

Fabiola Piñacué es una india de la etnia Nasa, de la región de Tierralta, en el departamento del Cauca, al oeste de Colombia. Su nombre ha saltado a la popularidad desde que se arriesgó a embotellar un líquido energizante que sabe un poco a té helado dulce y contiene algo de gas. A esta bebida dio el nombre comercial de Coca-Sek. Sek significa sol en nasa-yuwe. Esto sería bastante intrascendente si no fuera porque el líquido en cuestión se extrae de la hoja de coca y porque amenaza con reemplazar a la Coca Cola, la bebida principal en tierras indígenas. Fabiola planeó su proyecto desde que se enfrentó al rechazo y satanización de la coca en la universidad de Bogotá, a donde fue a estudiar hace doce años. Desde niña, había visto masticar (acullicar) las hojas de coca a sus abuelos y miembros de su comunidad indígena, por eso la imagen negativa que la sociedad tenía de la planta la impulsó a rescatar la cultura de la coca, que es una planta que forma parte de los rituales espirituales y sociales en muchos de los 84 pueblos indígenas de Colombia. Empezó a vender infusiones de coca a sus compañeros universitarios “…para la cruda, para estudiar y hasta para el despecho, porque cura el dolor del alma”. Después vendía bolsitas con las hojas de coca y pronto iniciaría el proyecto de embotellar su Coca del Sol. Un proceso difícil que le ha tomado seis años a su empresa Productos Nasa. Al principio su familia se opuso y enfrentó a la policía cuando fue detenida con 103 kilos de hoja de coca. Pero Fabiola conocía sus derechos y reclamó el derecho de los pueblos indios a regirse por sus propias leyes. Además alegó que la hoja de coca tostada no es cocaína. En realidad, la cocaína es sólo uno de los 14 alcaloides de la coca. Éstos, desarrollan propiedades analgésicas, metabolizantes, digestivas y circulatorias entre otras, pero la cocaína no se activa a menos que se junte con una sustancia alcalina.

Perfeccionar la bebida fue otro reto que también fue superado. Al grado que la venta de Coca-Sek, que se expende a 60 centavos de dólar, ya batió récord de ventas en Colombia y en sólo dos meses se consumieron 40,000 botellas sólo en el departamento del Cauca.

Además de desarrollar su empresa, Fabiola Piñacué pretende retomar la tradición del consumo de la coca para rescatar las costumbres ancestrales de su pueblo. “Mi sueño es crear una multinacional andina donde nos juntemos todos y consumamos con identidad, volvernos multiindios”, explica Fabiola. Lo está logrando.

6 comentarios:

Agustín dijo...

Colombia es un ejemplo múltiple de cómo las etnias americanas podrían haberse integrado con ventaja en el mundo moderno, si en lugar de exterminarlas y marginarlas, los conquistadores hubieran admitido su categoría de seres humanos a estos maravillosos creadores nativos. Al decir conquistadores, me refiero también a los invasores norteamericanos.

Ruben dijo...

muy importante este texto, tambien recuerdo que mi abulita cuando yo practicaba futbol y me lastimaba mis rodillas, ella me baja la inflamacion con alchool fermentado con mariguna,ahora bien siempre es importante trabajar con la naturaleza, mas que el campo tecnologico en mi opinion. saludos pase por aqui no me tengan miedo.

Pixie dijo...

A very brave person that tries to fight against prejudices.I hope that everything will be OK.And you are right cocaine is a chemical, a drug but toasted cocaine leaves are not.Its like hemp is used for making beauty products.

Tlacuiloco dijo...

Elpidia:
Tengo que visitarte mas seguido.
Tu Blog es, no se, como esas publicaciones que de verdad te llevan por los caminos del conocimiento.
un saludo sincero.

Anónimo dijo...

En el Perú la satanización de la coca corre por cuenta de algunas instituciones, entre ellas la "Alianza por un Perú sin drogas", cuyos miembros son unos ricachones que se la dan de benefactores. Uno de los miembros de la Alianza por un Perú sin drogas es Ricardo Winitzky.

Winitzky tiene tres procesos en el sistema anticorrupción peruano y en todos tiene orden de detención y se le ha declarado reo contumaz. El primero de ellos es por su participación en la campaña de desprestigio de opositores de Fujimori, a través diarios sensacionalistas; el segundo, por haber hecho doble facturación para justificar los ingresos de campaña de Fujimori; y el tercero, por haber recibido entre 50.000 y 100.000 dólares mensuales por parte de Montesinos por su colaboración en la campaña electoral de Fujimori.

La institución a la que pertenece ese argentino pasa spots por la televisión peruana y en los cines satanizando a las hojas de coca.

elpidia garcia dijo...

Claro Agustín. Esos grupos tienen tanto que aportar al mundo. Ya han sufrido bastante por esa marginalización. No se vale seguirlos mutilando culturalmente hasta la extinción por causa de los adictos a la cocaína en el mundo.

Rubén, conozco esa historia. También mi abuela conocía ese remedio ancestral. Pero cómo practicarlo sin arriesgarte a que te arreste la policía por posesión de sustancias prohibidas?

Yes Pixie, also hemp, combined with alcohol and rubbed on the body joints helps to ease rheumatic pains. The issue is that we can´t forbid a substance just because some people use them to drug themselves.

Gracias Tlacuiloco, qué gusto ver tus comentarios por aquí.

Anónimo, son las gentes como Winitzky, que persiguen no sé qué oscuros intereses quienes contribuyen con su veneno a continuar maginalizando a los grupos vulnerables. Ojalá que los peruanos frenen sus absurdas campañas de desprestigio hacia la coca. Gracias por tu comentario.