lunes, enero 30, 2006

PEDRO JUAN GUTIÉRREZ, REVOLCADOR DE MIERDA

“…Ese es mi oficio: revolcador de mierda. A nadie le gusta. ¿No se tapan la nariz cuando pasa el camión colector de basura? No esconden al fondo las cubetas de los desperdicios? No ignoran a los barrenderos en las calles, a los sepultureros, a los limpiadores de fosas? No se asquean cuando escuchan la palabra carroña? Por eso tampoco me sonríen y miran a otro lado cuando me ven. Soy un revolcador de mierda…”

Yo, Revolcador de Mierda es el título sorprendente de uno de 60 relatos reunidos en tres partes – Anclado en Tierra de Nadie, Nada que Hacer y Sabor a Mí - en el volumen titulado Trilogía Sucia de la Habana.. En este libro que acabo de terminar de leer, Pedro Juan Gutiérrez desuella la realidad cubana hasta mostrar su carne viva y sangrante y conforme nos lleva en su tiovivo por la Habana uno pasa de la vulgaridad al asco, del hambre a la incredulidad y a la miseria más asfixiante, pero siempre mantenidos en vilo por el candente erotismo de su prosa dura como en la mejor de las novelas eróticas que ya no se hacen. Pero no nos dejemos confundir, las intenciones literarias de Pedro Juan van mucho más allá de esta mera estimulación maratónica de los sentidos. Pedro Juan en sus relatos nos muestra – disfrazada de jineteras con culos y tetas duros y brillantes, y de negros con “artefactos” siempre listos y de tamaños y ejecuciones sorprendentes – la radiografía acuchillante de una miseria impuesta a golpes de 45 años de bloqueo económico norteamericano y del empeño dictatorial de un solo hombre. Una miseria a la que acompañan el hambre y la desolación, la desesperanza, la suciedad, el sudor, el sexo salvaje, sin contemplaciones y en fin, la mierda toda… su eterna e inseparable compinche.
Nos revela que del Caribe azul turquesa visto desde los yates, con sus crepúsculos dorados y playas de ensueño aderezados con un buen trago de bourbon y una negra de cuerpo perfecto es un espejismo que se transforma en un nido de cucarachas hambrientas pululante conforme se mira desde cerca, desde el microscopio fascinante de Pedro Juan.
Sí, Pedro Juan revuelca la mierda mientras escarba y provoca nuestras conciencias tranquilas y ajenas. Acaso intente remover la solidaridad adormecida de los millones que observamos como testigos silenciosos la aniquilación por muerte lenta de un pueblo inocente.

Trilogía Sucia de la Habana
Pedro Juan Gutiérrez
Anagrama

1 comentario:

Agustín García dijo...

En verdad se antoja leer un libro de este autor. ¿Sabes dónde puedo conseguirlo?