jueves, noviembre 24, 2005

ALTO A LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

Reproduzco artículo de IBL News de Teresa Castillo Morán con interesantes estadísticas sobre el tema en referencia al Día internacional contra la violencia de género que se ha instituido el 25 de Noviembre. Este día - como todos los demás - me uno a las muchas voces que exijen el cese a todo tipo de violencia en contra de las mujeres. Ciudad Juárez ha sido y continúa siendo uno de los lugares del mundo donde mayormente se sufre este flagelo. A pesar de las muchas voces que se han alzado para protestar airadamente y de variadas formas, la respuesta de las autoridades ha sido en muchas ocasiones vergonzosa, desconsiderada, débil, indiferente, y hasta burlona. De un tiempo a esta parte sin embargo, aunque se han logrado algunos avances es necesario seguir difundiendo y denunciando, educando y concienciando para lograr finalmente la erradicación de la violencia. Aun falta mucho por hacer, hagamos eso que falta entre todos!

"En 1979, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) adoptó un consenso sobre la “Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer”, que es considerado como una declaración internacional de derechos para la mujer. En 1992, el Consejo Económico y Social de la ONU, haciéndose eco de la magnitud que tenía el problema del maltrato femenino a nivel mundial, definió el concepto de “violencia contra la mujer” como un abuso de los derechos de las mujeres, que deben ser protegidos también dentro del marco internacional de los derechos humanos.

En 1993, la Asamblea General de la ONU aprobó la “Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer”, que fue el primer documento internacional de derechos humanos que abordaba exclusivamente la violencia contra la mujer. Afirma que la violencia contra la mujer perjudica o anula los derechos humanos y las libertades fundamentales de la mujer. La ONU definió de manera precisa la “violencia contra la mujer” como "todo acto de violencia que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada".

Con objeto de evaluar periódicamente el grado de salvaguarda de los derechos de las mujeres alcanzado, se ha instituido el día 25 de Noviembre (próximo viernes), como “Día Internacional para la eliminación de la violencia contra la mujer”. Facilita además la difusión a todas las latitudes de los derechos de las mujeres, procurando informar y sensibilizar continuadamente a la opinión pública internacional sobre este acuciante problema.

Problemas implicados

Aunque la definición del Consejo Económico y Social de la ONU es bastante explícita, es oportuno completar su formulación mencionando detalladamente todos los matices que implica. El feticidio y el infanticidio femeninos, el incesto, el maltrato a las esposas y la violación marital en la esfera privada constituyen maltrato femenino. En una maternidad Lima, Perú, el 90 % de las madres adolescentes que tenían entre 12 y 16 años de edad habían sido violadas por sus padres, padrastros o familiares masculinos cercanos. En 1997 la OMS estimaba que del 16 al 57 % de las mujeres, según diferentes países, eran agredidas físicamente por su pareja íntima, al menos una vez en su vida.

Según datos del Banco Mundial, la violación y la violencia doméstica contra mujeres que están en edad reproductiva tienen efectos que acortan su vida saludable en un 5%, es decir, en 3-4 años. La violación y el acoso sexual en el ámbito público están también incluidos en la definición del maltrato femenino. Más tarde se incluyeron además prácticas culturales como la preferencia por los hijos varones, la dote y las pruebas de virginidad, que son denigrantes porque convierten a la mujer en un mero objeto. Cada vez más, la violencia contra las mujeres abarca a todas las formas de discriminación que crean un ambiente en el que la violencia puede ser perpetrada con impunidad e incluso como un castigo social.

En 1995, mediante la Plataforma de Acción de Beijing (procedente de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer) se instó a los Gobiernos a "condenar la violencia contra la mujer y a abstenerse de invocar ninguna costumbre, tradición o consideración de carácter religioso para eludir las obligaciones - con respecto a su eliminación - que figuran en la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer..."

A pesar de todo ello, según datos de la OMS, la violencia contra las mujeres que tienen entre 15 a 44 años de edad sigue causando más muertes e incapacidades que la suma total atribuida al cáncer, la malaria, los accidentes de tráfico y la guerra.

Aterradora casuística

El problema continúa siendo grave en muchos lugares. En España, casi 70 mujeres son asesinadas anualmente por sus parejas, sin que la nueva Ley contra la violencia de género haya modificado sensiblemente la situación. En Chile, el 50 % de las mujeres han sido golpeadas alguna vez y el 25 – 32 % ha sido pateada, arrastrada o ha recibido una golpiza.

La violencia diezma actualmente a las mujeres de Guatemala, muchas veces con complicidad de la policía. Las mujeres son asesinadas a una media de 40 homicidios por mes, más de uno al día, en la franja que va de los 15 a los 40 años. Los homicidios de mujeres se han hecho famosos en Ciudad Juárez, en la frontera de México con EE UU, donde se han contabilizado 410 muertes en la última década.

En Perú, unas 65 violaciones sexuales diarias se produjeron en 2004 y el 10% de las mujeres fueron obligadas a tener relaciones sexuales por sus propias parejas. La violación sexual es diaria y cotidiana para miles de mujeres peruanas, sin importar la edad, nivel de instrucción o lugar de residencia. Se practican anualmente 17,600 abortos clandestinos por embarazos producto de una violación sexual.

También una de cada cuatro mujeres estadounidenses denuncia haber sido violada y/o agredida por su esposo o ex-esposo, pareja, o alguna persona con la que mantiene citas románticas. En Nigeria y en otros países africanos, las mujeres y niñas de son objeto de violencia a manos de sus propios familiares y comunidades. Por otra parte, son demasiados los casos en los que estos delitos nunca llegan a denunciarse. Las mujeres que han sido víctimas de violaciones o agresiones, suelen estar avergonzadas o asustadas y no denunciar el incidente. Aproximadamente la mitad de los casos de violación de mujeres nunca llegan a denunciarse ante la policía.

Las mujeres víctimas de abusos, agresiones, o violaciones no son las únicas víctimas. Los hijos, la familia y los amigos de las víctimas también sufren al presenciar los actos de violencia, al escuchar los gritos o al contemplar los signos físicos y secuelas emocionales producidos por los abusos.

Las mujeres en la Cumbre de las Américas

Amnistía Internacional (A.I.) ha propuesto en la Cumbre de las Américas de Argentina un importante documento sobre la violencia de género y sobre los derechos de la mujer. Resalta que las mujeres constituyen la mitad de la población de América, pero la protección de sus derechos básicos está lejos de ser una realidad. “Incontables mujeres y niñas sufren violencia a diario en cada rincón de América y no pueden contar con sus gobiernos para que les presten la protección y seguridad básicas que deben recibir por ser un derecho fundamental suyo”. A.I. había publicado antes diversos informes sobre: a) violencia contra las mujeres indígenas en Canadá y México; b) asesinatos y desapariciones persistentes de mujeres en México y Guatemala; c) violencia continuada contra las mujeres en Colombia.

“Los derechos de las mujeres sólo estarán protegidos si se toman medidas enérgicas para resolver algunas de las demás cuestiones destacadas en este documento, como la migración, la lucha contra la pobreza, la ratificación de los tratados aplicables, la consolidación de las instituciones hemisféricas de derechos humanos y la garantía de que las negociaciones sobre comercio e inversión se rigen por evaluaciones de los efectos en los derechos humanos en las que se tengan también en cuenta los efectos particulares sobre las mujeres”.

A.I. ha exigido a los gobiernos americanos que refuercen la protección de los derechos humanos de las mujeres de América ratificando dos instrumentos esenciales de las Naciones Unidas: a) la “Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer” y su importante “Protocolo Facultativo”, que permite denunciar en el ámbito internacional las violaciones de los derechos que les reconoce la Convención.

Los Gobiernos, las Instituciones públicas y privadas, las autoridades locales de todo el mundo, las Asociaciones y todas las personas de buena voluntad deben hacer todos los esfuerzos posibles por erradicar este universal atropello a la dignidad, a la integridad y a la vida de las mujeres. A.I. tiene en marcha una interesante campaña para erradicar esta violencia. Únete a esta campaña. ¡Pasa la voz! (http://web.amnesty.org/actforwomen/index-esl). Para más datos:

http://www.womenshealth.gov/violence/Spanish/index.cfm.




1 comentario:

Alberto Alvarez-Perea dijo...

Datos terribles. Una auténtica lacra.